EL GOBERNADOR VIAJÓ A BUENOS AIRES PARA REUNIRSE CON SUS MÉDICOS.

Provinciales 11 de septiembre de 2018 Por
El primer mandatario provincial viajó a Buenos Aires para, a su vez, estar presente en una reunión con los gobernadores del PJ.
CARLOS VERNA AMPLIA

Según la publicación de El Diario, Carlos Verna, no asistirá a la Casa Rosada para la reunión del Presidente Macri con los gobernadores, aunque sí lo hará al encuentro con otros mandatarios en el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Verna por su parte, en horas de la tarde iniciaría su largo tratamiento contra el cáncer que padece. El jueves 6 de septiembre el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, le contó a la sociedad que no sería candidato a la reelección en 2019 porque “me han diagnosticado una enfermedad oncológica” y “puedo gobernar, puedo luchar contra el cáncer, pero no puedo encabezar un proceso electoral”, indicó.

El viernes 7 dio más precisiones de su enfermedad: se la detectaron 15 días antes de que lo diera a conocer y le hicieron 3 análisis médicos, los que uno a uno fueron confirmando y profundizando el diagnóstico inicial.

Ese mismo viernes aclaró que no podría asistir a la reunión de hoy con el presidente Mauricio Macri por el tratamiento del presupuesto y pidió que no se hagan especulaciones ya que su ausencia está motivada por su estado de salud.

Este martes quedará en claro cuál es el tratamiento prescrito y su duración. Carlos Verna había anticipado que se podría tratar de aplicación de rayos por 8 semanas continuas, lo que lo obligaría a tomarse licencia por ese período.

El diagnóstico de la enfermedad del gobernador no es alentador, según la propia información que brindó el mandatario. Desde aquella conferencia, Verna recibió el aliento y el afecto de dirigentes del oficialismo y la oposición y mujeres y hombres de a pie, además de gobernantes de otras provincias y dirigentes nacionales.

El tratamiento será “intensivo, riguroso y complicado”, dijo el propio Verna. Explicó que un equipo médico está definiendo los pasos a seguir, pero en principio está claro que afrontará un tratamiento que lo obligará a pedir, al menos, ocho semanas de licencia.