SUGIEREN QUE EL KILO DE PAN SE COMERCIALICE A $120

Provinciales 16 de octubre de 2020 Por Romina Elizabeth Ledesma
La suba en los insumos hizo que el pan aumentara un 10% en promedio. Desde la Cámara que nuclea a las panaderías se quejaron de "la creciente clandestinidad" en el sector.
panaderia (1)

El precio del kilo de pan aumentó un 10% en los últimos días como consecuencia de la suba de distintos insumos, particularmente la harina. La Cámara de Panaderos de La Pampa sugiere que el precio del kilo de pan se comercialice entre 100 y 120 pesos.

"Los panaderos estamos todos complicados, como cualquier otro rubro. Durante la pandemia las ventas han caído un 85%, se ha empezado a producir pan en las casas y ha crecido mucho la clandestinidad", aseguró el presidente de la entidad que nuclea a panaderías de La Pampa, Eduardo Duscher.

"Los aumentos siguen, las ventas cayeron... nos ofrecieron créditos blandos pero no te dicen cómo y cuánto vas a devolver. El panadero que esta trabajando formalmente, está trabajando en pérdida, ya que más del 50% se va en gastos e impuestos", aseguró.

Sobre el precio de la bolsa de harina, Duscher dijo que "hubo un aumento de la harina a nivel nacional, aquí fue del 10%, pero me dicen que es un precio flotante y va a seguir subiendo. En Tucumán ayer se comerciaba la bolsa de 50 kilogramos en 1600 pesos. Acá se está manejando un precio entre 800 y 850 pesos la bolsa de 25 kilogramos. La Cámara de Panaderos no es generadora de precios, pero sugiere aumentar un 10%, aunque no nos gusta hablar de porcentajes, creemos que debería estar entre 100 y 120 pesos".

A partir de la variación en el precio de la bolsa de harina las panaderías de todo el país resolvieron incrementar el precio del kilo de pan, al igual que en el caso de las "especialidades", como las facturas, medialunas, tortas, entre otros ejemplos.

"Otro tema tan preocupante como el anterior, es la creciente clandestinidad que vemos en nuestro sector. Establecimientos que sin ningún tipo de control fabrican pan y derivados, con personal no registrado, sin control de la trazabilidad de los alimentos que fabrican por lo tanto la calidad y salubridad del mismo es de origen dudoso o desconocido", dijo.

"Hoy tanto el industrial panadero como el panadero de barrio está complicado. Se ha empezado a hacer pan en las distintas casas, ha crecido mucho la clandestinidad. El pan que se vende en la calle está hecho con maquinarias industriales eso da la pauta que trabajar dentro de la formalidad es trabajar a pérdida", aseguró.

Desde la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) aseguraron que "trabajan al margen de la normativa nacional, provincial y municipal, y esto le permite poder vender sus productos a precios inverosímiles causando un perjuicio enorme a quienes tributamos y estamos acorde a derecho. Solicitamos la intervención de quien corresponda a los fines de controlar estas actividades clandestinas que ponen en peligro al sector y a la población en general".

Boletín de noticias