Páez viola la restricción de acercamiento y la policía no actúa

Policiales 19 de junio de 2022 Por Infotec 4.0
El policía Gabriel Páez no puede acercarse a su ex y su hijo por por orden judicial. Le colocaron una tobillera electrónica para controlarlo, pero ya violó la restricción de acercamiento y la fuerza de seguridad no protegió a Yanina Coronel.

Desde el miércoles 13 de junio Gabriel Páez violó la restricción de acercamiento hacia su expareja, Yanina Coronel, y el hijo de ambos, que vive con la madre.

El caso se conoció, por fuentes judiciales, como un supuesto intento de envenenamiento al policía Gustavo Gabriel Páez, pero luego se supo el calvario de violencia de género y familiar que vivieron Yanina y su hijo.

Plan B pudo saber que el miércoles pasado la policía, por orden judicial, le otorgó el dispositivo dual a Coronel y a Páez, para proteger a la mujer. A Yanina le explicaron que funciona con una distancia de 1.000 metros pero que el CECOM solo iba a actuar cuando esté a 200 metros, tal como lo estableció el juez Andres Zulaica.

El dispositivo ubica, mediante GPS, tanto a Páez cómo a Coronel. El policía tiene una tobillera electrónica y la mujer un dispositivo que se activa ante el acercamiento. Es Paez el que no tiene permitido acercarse a menos de 200 metros.

El uniformado se mudó a 12 cuadras de la casa de Yanina y su hijo. Es decir que si se acerca dos cuadras la policía recibe una señal por el acercamiento. Ante la duda de la mujer, le dijeron que no iban a actuar hasta que esté a 200 metros

Sin embargo, agentes policiales sembraron dudas sobre su accionar. Ante la preguntas de la víctima, le dijeron que “Páez tiene derecho a transitar libremente” y que “si estás en el cine y te suena, te tenés que ir vos”, le dijo uno de los policías.

El mismo miércoles a las 14 horas el dispositivo se activó en la casa de Yanina. El alerta le indica que el agresor entró en zona de riesgo. La situación la tuvo que vivir por una hora, con una alarma que sonaba cada un minuto.

El jueves a las 20:10 le vuelve a sonar el dispositivo de protección a Yanina Coronel. Otra vez, violó la restricción de los 200 metros, tal como lo hizo el día anterior. Ese día se comunican del CECOM para tratar de tranquilizarla y avisar que estaban al tanto del acercamiento.

Este sábado a las 12:03 se volvió a activar el dispositivo. Diez minutos después, volvió a sonar la alarma, pero en ninguna de las dos ocasiones la policía se comunicó con la víctima.

A las 18:03 de este sábado vuelve a sonar la alarma, que avisa que “el agresor se encuentra dentro de la zona de advertencia”. Eso ocurrió mientras el hijo de ambos, que estaba con la madre en un parque, ve la camioneta de su padre y “entra en pánico dejando a sus amiguitos en el parque y sale corriendo hacia donde estaba yo”, contó la madre.

En ese momento, Páez mira hacia ellos a una distancia de unos 50 metros, acelera el vehículo y se va del lugar. “A él como a mí, nos suena el dispositivo por el acercamiento.  Por ende es una forma de hostigamiento de Páez hacia mí, y más sabiendo que donde estoy yo está el nene. Él sigue ejerciendo violencia y la policía no se comunicó en ningún momento conmigo, es cómo si lo estuvieran protegiendo”, señaló.

Por la noche, en la hora de la cena, el dispositivo volvió a marcar el acercamiento de Páez a Coronel y su hijo. La policía, tampoco se comunicó con la víctima.

En menos de una semana, la Policía genera dudas respecto del accionar en el caso. Primero se negaron a cumplir con la orden judicial y este sábado, no asistieron a la víctima cuando el dispositivo alertó de la violación y el consiguiente peligro.

Boletín de noticias