"SOSPECHO QUE TIENE AYUDA DE LA JUSTICIA Y DE LA POLICÍA"

Provinciales 14 de enero de 2020 Por Romina Elizabeth Ledesma
La joven víctima de Eduardo “Chino” Ros habló por primera vez, a dos años de la fuga del empresario santarroseño condenado por abuso sexual.
ros-2

“Sospecho que tiene ayuda en la justicia y la policía”, dijo Virginia Luz Valcarcel. La joven, víctima de abuso sexual por parte del empresario Eduardo César ”Chino” Ros, habló públicamente por primera vez del caso Babilonia. Su victimario está prófugo desde hace dos años. Desde aquel día, parece que se lo hubiese tragado la tierra.

Ros, un empresario de la noche santarroseña, fue condenado a ocho años de prisión por el delito de abuso sexual simple con acceso carnal en contexto de violencia de género. Cuando se libró la orden de detención, se fugó. Esta semana el gobierno provincial elevó a 500 mil pesos la recompensa que ofrece para la persona que brinde un dato para ubicar su paradero.

 “No actuaron como coresponde”

Virginia Luz Valcarcel reside actualmente en la ciudad de Córdoba. “Yo pienso que la justicia no actuó como corresponde, para nada”, afirmó esta semana en una entrevista telefónica con CPEtv. “En primer lugar, previo a su fuga, erróneamente consideraron que no era necesaria la prisión preventiva. Incluso cuando mi abogado le transmitió al fiscal nuestra preocupación sobre que eso podía llegar a pasar”, recordó la joven.

La falta de conformidad con la actuación de la policía y la justicia perdura en la actualidad. “No están haciendo nada para buscarlo”, consideró. ”Incluso sospecho que puede llegar a tener alguna ayuda desde adentro de la justicia o de la policía”, arriesgó.

“Yo me baso en que el día del hecho, lo recuerdo perfectamente, sonó el teléfono y él, desesperado, me dijo que agarre las cosas rápido, que me suba al auto, porque la policía estaba viniendo”, contó.

Además, Valcárcel confió que le “resulta muy difícil creer que no haya pistas sobre el paradero de una persona, aun habiéndole secuestrado el teléfono a sus familiares, a su novia, y también con todos los recursos con los que cuenta la policía para una búsqueda”.

“Su posición económica y social tiene mucho que ver. Porque él es muy conocido, tiene muchos contactos, muchos amigos, muchas personas que piensa como él y como su familia. Creo que la ayuda no viene solamente por parte de los padres”, estimó.

La última información que tuvo su familia de parte de la justicia se remonta más de un año y medio atrás: “Nos dijeron que la Policía, incluso la Interpol, lo estaba buscando. Eso es lo último que sabemos”.

“Mi mamá siempre iba a la fiscalía. Preguntaba si había novedades o alguna pista nueva. Siempre le decían que no. Entonces se cansó de ir. Nos dijeron que nos iban a llamar, pero nunca hicieron”, agregó.

El “impacto” de la fuga

Virginia Valcarcel narró que “impactó muchísimo” la noticia de la fuga de Ros. “Me agarró mucho miedo de que me lo pudiera llegar a cruzar. Yo justo estaba en Buenos Aires por un viaje. Estaba sola con una amiga. Cada vez que caminaba iba medio asustada y pensaba que cada persona que pasaba iba a ser él”, rememoró.

La joven dijo que “ahora, con el paso del tiempo, me enfoqué en tratar de no pensar que él está prófugo y que puede estar haciendo su vida como si nada. Eso me hace muy mal y me da mucha bronca”, confesó.

De todos modos, consideró que después de su caso “hubo un cambio” en la sociedad, “una toma de conciencia muy fuerte”. “Recuerdo cómo reaccionó la gente ni bien sucedió el hecho, mis propias amigas. Con el paso de los años, noté mucho la diferencia, una diferencia positiva. La verdad que ayudó muchísimo”, completó.

El caso

El pasado 8 de enero se cumplieron dos años desde que el “Chino” Ros se fugó. Fue después que la Corte Suprema de Justicia de la Nación dejará firme la condena por el delito cometido contra una joven de 16 años, a quien abusó después de que la víctima estuviera en el boliche “Babilonia”, que era de su propiedad. Los hechos ocurrieron en las primeras horas del 8 de abril de 2012, en el boliche Babilonia y en una vivienda de la calle Escalante al 500, en Santa Rosa.

El tribunal dijo que el imputado abusó de una menor de 16 años sin que la víctima diera su consentimiento, en momentos en que “se encontraba disminuida su capacidad de oposición física por la ingesta previa de distintas bebidas alcohólicas, que se produjo mientras ella permaneció en el boliche, donde luego de la consumición le fueron suministrados otros tragos, incluso tequila una vez finalizado el horario para el público”.

El fallo de la Corte salió durante los últimos días de 2017. La Justicia pampeana demoró más de diez días en notificar el pedido de detención contra Ros, que ya no fue encontrado por las autoridades. Todos los fallos judiciales previos le habían garantizado la libertad condicional hasta que la condena -dictada el 23 de septiembre de 2016- estuviese firme.

Ros es un empresario de la noche, dedicado al negocio de la diversión nocturna. Además, forma parte de una familia con poder económico en la ciudad: su padre estuvo involucrado en un conmovedor hecho criminal, a raíz de un ajuste de cuentas.

Gentileza: El Diario 

Boletín de noticias