Por 21 estafas con celulares, un año y medio en suspenso a “Marcelo Repara”

Judiciales 11 de febrero de 2021 Por InfoTec 4.0
Marcelo Baeza, quien residía en Santa Rosa y ofrecía la reparación de celulares en las redes sociales como “Marcelo Repara”, finalmente fue condenado a prisión por el delito de estafas reiteradas. Pero no irá a la cárcel: fue condenado a 1 año y medio de prisión en suspenso por un total de 21 estafas.
MARCELO REPARA


Baeza dejó “el tendal” en la capital pampeana. Ahora se encuentra en la localidad cordobesa de Santa Rosa de Calamuchita, donde deberá realizar tareas comunitarias como parte de su condena condicional: concretamente, tendrá que trabajar en la intendencia tres horas semanales por un plazo de dos años.

El raid de Baeza, que ofrecía la reparación y venta de teléfonos celulares a través de Facebook, comenzó al menos desde 2018. En noviembre de ese año, fue denunciado penalmente: vecinos dijeron que le llevaban sus teléfonos para reparar y, en el mejor de los casos, les devolvía otros equipos. En algunas de las denuncias, ni siquiera los devolvía.

Pese a las denuncias, siguió cometiendo estafas. Las causas se fueron acumulando y, pese a fijar residencia en la calle Yapeyú al 1400 de Santa Rosa, no se volvió a presentar en la Justicia.

Las autoridades lo declararon en rebeldía y ordenaron su detención. Finamente fue atrapado en la localidad turística cordobesa.

Posteriormente el scal Guillermo Sancho y la defensora Social Silvina Blanco Gómez acordaron presentar ante el juez Carlos Ordás un pedido de juicio abreviado -con el fin de evitar un juicio oral, que incluso podría significarle una condena mayor-. De esta manera, establecieron que sea condenado a un año y medio de prisión en suspenso y trabajos comunitarios.

Parte de los denunciantes le pidieron al juez que no aceptara el abreviado. “Se han dejado de lado delitos cometidos por el imputado que han sido perpetrados, y buena prueba de ello hay, como ser las sendas amenazas a todos los denunciantes, especialmente, a las mujeres. Esta modalidad llevada a cabo por Baeza era a los efectos de repeler todos los reclamos de los usuarios”, dijeron. “Asimismo, estamos frente a un delito patrimonial, y el demandado, no ha ofrecido devolver, ni reintegrar, todo el dinero y/o celulares que percibió y no devolvió. De llevarse a cabo el abreviado se estaría configurando un enriquecimiento ilícito”.

De todas maneras, el juez Ordás aceptó el abreviado y dictó una pena de 1 año y medio en suspenso.

Hay otro dato: la condena fue por 21 estafas, pero en los pasillos del Centro Judicial se descuenta que las maniobras podrían ser muchas mas. “Lo que pasa es que otros damnificados no han hecho las denuncias”, dijeron.

Algunas de las estafas probadas, según el fallo al que accedió Diario Textual, fueron las siguientes:

-Daiana le dio el 26 de septiembre de 2018 un celular Samsung, modelo J7, para que lo repare. Pagó la suma de $2650 y recibió un celular distinto al que entregó, que no funcionaba.

-Alejandra le llevó el día 17 de octubre de 2018 un celular marca Samsung, modelo S8 Plus, con la pantalla averiada. Pagó $8.300. Luego, recibió un teléfono marca Samsung, pero un modelo distinto, sin funcionamiento, rayado en su totalidad y con la tapa trasera rota.

-Flavia, sin poder precisar fecha exacta, le llevó un Motorola para cambiarle la pantalla. Un arreglo que valdría $1.800. “Al recibir el celular ya reparado, advirtió que algunas funciones no le andaban, motivo por el cual se lo llevó nuevamente para que lo reparara y, posteriormente, recibió un celular distinto al que entregó”, indica el fallo.

-Cristian, el 20 de septiembre de 2018, le llevó un Galaxy S8 por una avería en el pin de carga. Le cobró 700 pesos. Al retirar el celular, advirtió que no encendía y lo llevó nuevamente para que lo arreglara. Luego de ello, no lo volvió a recuperar, pese a reiterados reclamos.

-Lidia le entregó los días 23 y 26 de octubre de 2018 las sumas de $5000 y $3000, en concepto de adelanto por un celular marca lPhone, modelo 7 Plus, que publicaba a la venta en la red social Facebook. “Luego de abonar la totalidad del dinero concertado -$8000-, el imputado intentó entregarle un IPhone en pésimo estado y que a simple vista parecía no funcionar, el cual no fue aceptado. Con posterioridad, no le devolvió el dinero ni le entregó el celular”, sostiene el fallo del juez.

-Williams le llevó en septiembre de 2018 su celular marca LG. Debía arreglar el módulo, cuya reparación costaría la suma de $1800, que abonó en ese acto. Según contó, al recuperar el teléfono, advirtió que tenía los dos parlantes dañados (uno sirve para escuchar música y el restante para hablar). Por ello, lo llevó nuevamente para que lo arreglara, el imputado recibió el teléfono y reconoció el daño, aunque debía abonar $250 más para arreglárselo. Con posterioridad no se lo devolvió. Al reclamar por tal circunstancia, el imputado lo amenazó. “Los hombres se terminaron cuando inventaron la pólvora”, le dijo, según el fallo.

-El día 15 de abril de 2019, María José le llevó un J7 para ser reparado. “En circunstancias en que la damnificada se apersonó en el local comercial ‘Marcelo Repara’ con el objeto de solicitar la inmediata devolución de su teléfono por cuanto habían transcurrido varios días desde la fecha en que éste debía ser reparado, el compareciente no se lo devolvió. “Vos no sabes con quien te estas metiendo. Yo soy de Buenos Aires”, le dijo.

-El día 10 de septiembre de 2019, Baeza recibió un teléfono marca Samsung, modelo Galaxy Prime, color plateado, perteneciente a Miguel (…), con la finalidad de repararlo y cobró por ello la suma de trescientos pesos . “Pero no realizó la reparación concertada ni devolvió teléfono que le fuera entrado, sino que por el contrario, el teléfono que recibió por parte del denunciante, lo publicó a la venta en la red social Facebook, a través del perfil de ‘Marcelo Repara’”, según el fallo.

-Rodrigo denunció que el 7 de abril de 2019 le dio una seña de 3500 pesos por la compra de un celular Iphone 7 Plus, que lo ofrecía en 18 mil pesos. Pero al acercarse a retirarlo, no obtuvo ni el celular ni la devolución del adelanto.

Boletín de noticias