Condenan a dos hermanas en La Pampa por estafas en la venta de celulares

Provinciales 06 de septiembre de 2021 Por INFOTEC 4.0
El juez de control de General Pico, Heber Pregno, condenó a María de los Ángeles Bermay, de 33 años de edad, como autora material y penalmente responsable del delito de estafa -36 hechos- en concurso real, en calidad de coautora a la pena de tres  años de prisión de ejecución condicional y a su hermana, Lucia Soledad Bermay, de 25 años como autora material y penalmente responsable del mismo delito en calidad de coautora a la pena de tres años de prisión de efectivo cumplimiento.
whatsapp-estafas-celular

Además le impuso  a María de los Ángeles Bermay el cumplimiento de las siguientes reglas de conducta por el plazo de dos años: fijar domicilio y no modificarlo sin dar aviso previamente al Juez de Ejecución de su pena, y presentarse mensualmente en la División de Investigaciones de su localidad, Azul, provincia de Bs. As.

El fallo fue dictado en el marco de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por el fiscal general Armando Agüero, las imputadas y el defensor de ambas Norberto Paesani. Las personas damnificadas al ser informadas sobre el acuerdo arribado por las partes no presentaron oposición a la salida alternativa.

En referencia a María de los Ángeles Bermay los hechos demostrados consistieron en haber desapoderado de la suma total de 712.200 pesos -a través de maniobras engañosas cometidas con igual modalidad-, en detrimento de varias personas domiciliadas en distintas localidades de La Pampa (Rancúl, Parera, Realicó, etc.), obrando en forma sostenida y reiterada en el tiempo, en coautoría con una persona de sexo masculino quien dijo ser A.N. (identidad falsa), así como con su hermana Lucía Soledad Bermay. Las acciones perpetradas aproximadamente entre el 10 y el 28 de mayo de este año sumaron un total de 36 hechos de estafa en concurso real.

Respecto de Lucia Soledad Bermay, quedó demostrada su participación en el mismo hecho que su hermana y su actuación consistió en que, al lograr por parte de su hermana María la apertura de una  cuenta de Uala y administrar la misma para recibir las sumas desapoderadas a las víctimas. Su participación, al igual que la de su hermana ha sido esencial en el plan criminal, “obrando como coautora de los múltiples hechos de estafa, interviniendo así de manera relevante, con dominio del hecho, con el hombre que ejecutó estos ilícitos, es decir el falso A.N., y su hermana, dado que si el falso vendedor no hubiese tenido una cuenta accesible y disponible para que se enviara en forma automática el dinero obtenido por las estafas, facilitada por María Bermay y manejada por Lucía Bermay, se podría haber dificultado su raid estafatorio” agregó el magistrado.

La acción consistió concretamente en que una persona de sexo masculino con una identidad falsa, contactó en ese tiempo a diferentes personas por una cuenta de Facebook, la gran mayoría mujeres, de esas localidades, ofreciéndoles vender a través de ellas sus teléfonos celulares, es decir les proponía actuar como intermediarias, comisionistas o revendedoras de ese negocio, a cambio de una comisión monetaria, siendo ello una buena oportunidad laboral para esas mujeres, que finalmente aceptaron, por lo que enajenaron esos aparatos, en Rancúl y otras localidades de la provincia, a nombre de dicho coautor de los hechos. El falso vendedor y María Bermay recibieron el pago de señas o reservas (sumas mayormente de entre 4 mil y 8 mil pesos), de los compradores, con promesa transmitida del falso vendedor , dirigida a los damnificados, de recibir las unidades en una semana, pagando los compradores esas señas mediante transferencias a una cuenta de Uala de la imputada María de los Ángeles Bermay (de quien el falso vendedor  les había dicho que era la contadora de su empresa de celulares, mintiendo en ésto), no recibiendo ninguno de ellos (los compradores) el celular adquirido.

Pregno expresó en el fallo que “las hermanas Bermay, obrando en coautoría con quien mintió en ser A N., perpetraron estas estafas como delito reiterado, perjudicando económicamente a varias personas”.

“El ardid desplegado para concretar estos hechos se ha repetido, por el falso N., con todas las víctimas y revendedoras. Básicamente, lograba, bajo promesa de comisión por operación, que éstas ofrecieran a los damnificados venderles dos celulares al precio de uno, seduciendo a los mismos con esta gran oportunidad de hacerse de dos teléfonos a un precio por demás accesible y así alcanzando a concretarse todas esas transacciones, en apenas 20 días aproximadamente, por lo que las personas señaban sus teléfonos, pero nunca los recibieron pese a la promesa del falso N., transmitida por sus intermediarias, de recibirlos en una semana desde la seña”, agregó el magistrado.

“El falso N. dio de baja su cuenta de facebook, con la que se contactó originariamente con las revendedoras y víctimas, y dejó de atender mensajes y llamadas respecto de los números telefónicos que usó para las estafas, tras cometerlas, evadiéndose así del enojo y pedidos de explicaciones de los damnificados”, finalizó Pregno.

Boletín de noticias