URGENTE: desmienten el fallecimiento del efectivo que había ingerido veneno

Policiales 13 de septiembre de 2021 Por INFOTEC 4.0
Gabriel Páez Albornoz permanece internado en terapia intensiva del hospital Lucio Molas tras intoxicarse con un insecticida que su pareja había mezclado en un licuado. Esta mañana circuló en varios medios la información errónea sobre su fallecimiento, la policía ahora intenta establecer a que se debió esa falla comunicacional.
policia con su hijo

En la mañana de hoy se informó de manera errónea que el efectivo policial había fallecido, al chequear la información desde la fuerza policial se comprobó que se trababa de una especie errónea. 

COMUNICADO OFICIAL:

El Departamento Relaciones Públicas de Policía de La Pampa, comunica que durante la mañana de hoy se informó erróneamente a esta Institución sobre el fallecimiento del Sargento Gabriel PAEZ ALBORNOZ. Chequeado a través del Servicio de Sanidad Policial, directamente con Terapia Intensiva del Hospital Lucio MOLAS, se confirma la información errónea, encontrándose el efectivo policial vivo y en las mismas condiciones médicas que el día de ayer. Se tratan de establecer las causas del error. 

EL HECHO

El policía que había sido envenado por su pareja permanece internado en grave estado: estaba en coma y asistido con un respirador.

El hecho conmocionó a la sociedad pampeana cuando se conoció durante la pasada semana. Gabriel Páez Albornoz, de 37 años, se había descompensado mientras estaba trabajando tras consumir un licuado de banana que había llevado desde su casa.

La bebida, según le dijo el policía a sus compañeros, tenía "gusto feo" y la arrojó al piso. Un perro chupó el líquido y a los pocos minutos murió. El agente comenzó a sentirse mal rápidamente y fue llevado al hospital Segundo Taladriz de Toay, pero fue derivado al Molas por su complejo cuadro de salud.

Tras las dudas iniciales sobre lo ocurrido, el jueves los peritos judiciales confirmaron que había consumido un tóxico llamado metomil, que se utiliza como insecticida. Su pareja, Yanina Coronel (31 años), con quien tiene un hijo, reconoció que fue ella la que le había preparado la bebida.

En una inspección en la vivienda que ambos compartían en Toay, se comprobó que en una batidora había restos abundantes de ese tóxico y además se halló un sobre usado de esa sustancia tirado en un patio vecino. Con esos datos, el fiscal Oscar Cazenave dispuso la detención de la mujer durante la tarde del viernes.

Coronel fue formalmente acusada de tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por usar veneno. La jueza Florencia Maza dispuso una prisión domiciliaria por la menos 30 días. 

Boletín de noticias