"Subestiman a la gente, con un bono no dan vuelta la elección"

Política 15 de septiembre de 2021 Por INFOTEC 4.0
El candidato a senador de Juntos por el Cambio, Daniel Kroneberger, interpretó que las personas que votaron en las PASO lo hicieron "por convicción" y las dos fuerzas políticas principales mantendrán el mismo piso en la general. La disputa por los nuevos votantes.
daniel kroneberger

El candidato a senador de Juntos por el Cambio, Daniel Kroneberger, sostuvo que el gobierno nacional no dará vuelta el resultado de las PASO en la eleccion general de noviembre con un bono para los jubilados o sumas fijas para ponerle plata en el bolsillo a los votantes. "Subestiman a la gente, que sabe que el problema de fondo es del deterioro del salario por la inflación que hace que cada día sea más difícil llegar a fin de mes", indicó. 

Después de la reunión del martes en el Comité Provincia de la UCR, con los dirigentes radicales y macristas con los que compitió el domingo, Kroneberger aseguró sentirse "totalmente tranquilo" respecto a que no quedaron "heridos" de la interna. Reconoció que la disputa  con el oficialismo para noviembre se dará con los nuevos votantes ya que, sostuvo, ambos mantendrán el piso de las primarias.

"Coincidimos en el diagnóstico y ahora vamos a trabajar articuladamente.  Concordamos en unificar un equipo en conjunto todas las listas. Son dos meses en los que los equipos de todos los sectores tienen un trabajo importante, es mucha logística, para recorrer toda la provincia nuevamente", contó este miércoles en una entrevista con El Diario.

"Tenemos que sostener el caudal de votos logrados y trabajar mucho sobre el electorado que no fue a votar por el problema sanitario o por el hartazgo que tiene la gente, el descreimiento de la política, que hizo que votara el 68% y no lo que normalmente sucede. Supongo que en noviembre votará un porcentaje mayor", indicó.

-Tuviste todas las líneas mayoritarias de la UCR en contra. ¿Cómo se salda esa disputa? 

-Siempre estuvo saldado eso el mismo día que la UCR decidió integrar un frente y estar en un mismo espacio con otros partidos como el Mofepa o el PRO. Ahora era una cuestión de candidaturas  y son todas legítimas las aspiraciones. Pero sería que nadie quisiera ser candidato. Cuando no se puede unificar, no tenemos el dedo que dice quién va y  quién no va, la mejor manera es la democracia. Todos lo entendimos y por eso fue una campaña tranquila, no hubo cuestionamientos personales. Es más, visité las localidades y me abrieron los comités. La cuestión estaba saldada y el objetivo era sacar más votos que el Frente de Todos. Y ahora nos reunimos para estar juntos, unificar un criterio y salir.

-¿No quedan heridos?

-No, estoy  totalmente tranquilo. Además, salvo la última que se unificó en la candidatura de (Martín) Berhongaray, en las legislativas siempre fuimos a internas y luego en las ejecutivas estuvimos juntos. Va a ser exactamente lo mismo, vamos a estar trabajando juntos porque todos tenemos en claro que el adversario está en otro lado, es el Frente de Todos y el kirchnerismo en La Pampa.

-¿La de noviembre es una elección distinta o las PASO ya reconfiguran qué sucederá en dos meses?

-El que fue a votar votó con convicción. Tengo la total seguridad de eso. Sí creo que se va a poder incrementar el número de votantes con el trabajo de la militancia, que vaya a votar el que no fue. Va a haber más participación, algo que viene bien. Pero la persona que fue a votar a un espacio político no me cabe duda de que va  a votar lo mismo.

-¿Entonces el oficialismo y la oposición ya tienen un piso?

-No me cabe duda. Partimos de un piso y después se puede crecer desde ahí con votos que fueron nulos, a otros partidos o los nuevos votantes que no fueron porque era una interna y no lo creyeron necesario o por el tema de salud. En noviembre va a ser distinto.

-El domingo Ziliotto declaró que se sentían ganadores y que iban a repetir la historia de cuatro años atrás cuando remontaron la elección.

 -En primer lugar, el triunfo es de Juntos por el Cambio. Es la sumatoria de los votos. Si hubieran ido varias listas del  Frente de Todos, hubieran sumado. Es clarito. No hay otra lectura.

-Pero el gobernador la hizo...

-Por ahí uno lee como le conviene... jaja... todos hacen la lectura según la conveniencia, quiere vender otra cosa. El escenario es distinto a cuatro años atrás. En ese ejemplo nosotros no perdimos votos, el peronismo creció (en la general). Entonces el desafío es trabajar sobre la gente que no fue a votar e incrementar los votos que tuvimos.

-¿Podrá revertir el gobierno nacional el resultado general con las medidas para ponerle plata en el bolsillo a la gente?

-Van a hacer eso, como siempre, subestimando a la gente. La gente está cada vez más interiorizada de las cosas. Por más que le den un bono por un tiempo para solucionar el problema económico, no se lo van a creer, saben que el problema de fondo es del deterioro del salario por la inflación que hace que cada día sea más difícil llegar a fin de mes. Un adicional al jubilado o una suma fija a una retribución es temporal.

-¿La situación particular de Pico es clave en la elección?

-Pico viene cambiando desde hace tiempo. Teníamos performances muy adversas y hace cuatro años hicimos una buena elección y hace dos años fue excelente con Maquieyra como candidato a intendente. El electorado de Pico está cambiando, y se acentúa posiblemente a no tener un representante genuino el oficialismo. Nuestra performance viene cambiando hace tiempo, para bien.

-¿Esta elección dejará posicionados a los ganadores para 2023?

-Van a ser elecciones distintas, a cargos ejecutivos más los nacionales que se pongan en juego. Ahora es netamente nacional. Sí es cierto que siempre una elección referencia candidatos. En base a eso se hará un trabajo para 2023, hay que entender que en cada lugar tiene que haber candidatos a intendentes, concejales, un gran equipo para enfrentar el desafío de lograr la alternancia y cambiar el signo político en la provincia. En eso habrá que trabajar no tres meses antes, sino a partir de principios del año que viene.

-Jugaste contra todas las líneas de tu partido. ¿Era a todo o nada? ¿Si perdías era casi un retiro de la política?

-Soy medio particular en ese sentido. Cuando tomo una decisión, que no es personal sin con el grupo de gente que me acompaña, cuando jugamos... jugamos todo, no especulamos. El primer desafío era muy joven, fui candidato a intendente en Barón, era casi imposible, podría haber ido a concejal y no especulé. Perdí, me fui y listo. Después retomamos en el '95. Más en lo inmediato, hace dos años atrás, tampoco especulé, fui candidato a gobernador, terminó la elección y me fui a mi casa, a lo privado, a trabajar. No hago especulaciones. Siempre dije lo mismo, ya sea como senador o como afiliado, me van a encontrar trabajando para el radicalismo.

-¿Te valoraron ese antecedente en comparación con otros dirigentes?

-Cada uno tiene su impronta, su forma de ser. En mi caso, no especulo, cuando uno se fija un objetivo y decidió, como se dice, adelante con los faroles. Después siempre fui muy respetuoso, del soberano, que es la gente. Y debo confesar que siempre me sentí muy acompañado, incluso cuando desde algunos medios se decía que hace falta una renovación, otras caras, cuando uno va la gente sigue estando. Esa es la fortaleza de un político. Esta fidelidad con la gente de cada lugar.

Gentileza: El diario

Boletín de noticias