El conductor del vuelco fatal en la ruta 1 está cumpliendo una condena por femicidio

Policiales 08 de enero de 2022 Por INFOTEC 4.0
El conductor del automóvil que el jueves por la mañana volcó en la ruta provincial 1, cerca de San Martín, y provocó la muerte de una mujer de 37 años de edad es un hombre que tiene una condena de 18 años por haber cometido un femicidio en Santa Cruz.
vuelco ruta 1

Los dos ocupantes del auto eran de la localidad santacruceña de Pico Truncado. Mario Matías Bosso, de 43 años, era el conductor. Estaba con libertad condicional por una condena a 18 años de prisión por el asesinato de una joven.

En tanto, Valeria Contreras, de 37 años, murió a raíz de las heridas recibidas en el vuelco.

El siniestro vial sucedió a las 7.35 horas del jueves 6. Allí un Renault Clío que circulaba en dirección sur volcó, por causas que se tratan de establecer, en el lugar donde termina el asfalto de la ruta 1 y hay una curva hacia un camino de tierra.

Por lo pronto, la Fiscalía de Acha inició de oficio una causa por “homicidio culposo” en la que se aguarda que, una vez recuperado de sus lesiones, el conductor pueda prestar declaración indagatoria sobre lo acontecido.

Asimismo, en la instrucción de la causa serán claves las pericias mecánicas para determinar cómo se produjo el accidente y por qué motivos, además de los exámenes toxicológicos, para lo cual al hombre se le extrajo sangre en el nosocomio, donde permanece internado por lesiones de carácter grave.

Mario Matías Bosso -publicó La Opinión Austral– es el femicida de Gabriela Montenegro (29), una joven que fue vista con vida por última vez el 6 de junio de 2009 en un cumpleaños familiar en Pico Truncado.

Luego de su desaparición, toda la ciudad fue rastrillada. Pasaron días y semanas de búsqueda, pero no hubo novedades. La madre de Gabriela siempre apuntó contra él, por sus antecedentes de violencia doméstica. Cuando casi se cumplió un mes, familiares de la joven le rogaron por la aparición de la mujer. El día después encontraron el cuerpo en la laguna de los Patos.

El cadáver, que presentó 15 puñaladas, fue plantado en ese lugar. La Policía ya había trabajado allí.

Dos años después del crimen, en 2011, a Bosso lo condenaron a 18 años de cárcel. La pena no satisfizo la expectativa de la familia. Quería perpetua, un pedido en el que coincidió la Fiscalía durante el debate oral.

Años más tarde, exactamente el 22 de octubre de 2018 y sin ni siquiera haber cumplido la mitad de la pena, Bosso accedió al beneficio de “extramuros”. ¿Cómo? gracias al juez Juan Pablo Olivera de la Cámara Criminal de Caleta Olivia, que le permitió salir a trabajar a la empresa de un amigo.

Durante todo ese tiempo, las hijas de la víctima tuvieron pánico. Pidieron por favor que regresara a la cárcel porque el femicida las amenazaba.

Olivera hoy está cuestionado por el inédito fallo en el juicio por el triple crimen en el que murieron una madre y sus dos pequeños hijos, ya que absolvió -junto a Jorge Alonso y Mario Albarrán- a los cuatro imputados y acusados del incendio de la casa que acabó con sus vidas.

Según trascendió, Bosso poseía vigente la libertad condicional, pero aparentemente no tendría el permiso para salir de la localidad de Pico Truncado. En caso de que se confirmase, regresaría a estar tras las rejas.

Diario Textual

Boletín de noticias