Falsa alarma: revisaron por un presunto explosivo un avión de Aerolíneas partía a Tucumán

Nacionales 15 de septiembre de 2022 Por INFOTEC 4.0
Cuando gran parte de los pasajeros ya se encontraba a bordo, uno de ellos manifestó haber despachado una bomba. Intervino de inmediato la Policía de Seguridad Aeroportuaria, con un exhaustivo control en la pista. Finalmente, partió luego de cuatro horas.
59c0e8a4b3cbc_900

Un vuelo de Aerolíneas Argentinas que debió haber despegado este jueves desde el Aeroparque metropolitano Jorge Newbery rumbo a San Miguel de Tucumán, partió finalmente con cuatro horas de demora tras ser sometido a un exhaustivo control de la Brigada Antiexplosivos, luego que un pasajero indicara que había despachado una bomba en su equipaje, informaron a Télam fuentes de la compañía de bandera.

Se trata del vuelo AR 1484, que tenía hora de partida a las 11.55 hacia San Miguel de Tucumán, y cuando gran parte de los pasajeros ya se encontraban a bordo de la aeronave, uno de ellos dijo haber despachado una bomba por lo que intervino de inmediato la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que procedió al desembarco de los viajeros.

Se dio intervención a la Brigada de Explosivos, que inició un operativo de búsqueda entre los equipajes, mientras el avión, un Boeing 737 MAX, matrícula LV GVE, con seis tripulantes 172 pasajeros a bordo, permaneció ubicado en el sector denominado "industrial", en la zona cercana a los hangares, alejado del resto de las aeronaves.

Fuentes aeroportuarias confiaron a Télam que el episodio se habría iniciado dentro del avión cuando el pasajero se molestó con la tripulación, aparentemente en disconformidad por un cambio de ubicación.

Sumamente ofuscado con la empresa por la situación, el hombre manifestó a viva voz que llevaba consigo un artefacto explosivo, por tal motivo de forma inmediata personal del Grupo Especial de Control de Explosivos y Armas Especiales (Gedex) de la PSA inició el procedimiento avalado por la orden judicial pertinente.

Los pasajeros fueron desembarcados y la aeronave trasladada a un sector aislado, denominado "sector industrial", para ser inspeccionada de manera exhaustiva, como así también a la tripulación y los pasajeros, con la colaboración del SAME y Bomberos.

Asimismo, con canes entrenados en la detección de explosivos y un escáner móvil (ScanVan), los oficiales de la PSA controlaron todo el equipaje y la carga.

Tras haber comprobado que se trataba de una falsa alarma, los pasajeros volvieron a embarcar, luego de reconocer sus equipajes, que se encontraban sobre la pista y el vuelo despegó finalmente hacia San Miguel de Tucumán a las 15:56.

El pasajero quedó detenido en calidad de comunicado, a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, a cargo de María Eugenia Capuchetti.

Boletín de noticias