(VIDEO) Busca a una familia que le pagó una comida en Realicó cuando volvía de Malvinas hace 40 años

Locales 01 de junio de 2022 Por InfoTec 4.0
Aldo Acosta es un ex combatiente de Malvinas que luego de la contienda bélica de 1982, y tras ser prisionero de guerra, al ser liberado volvió "a dedo" hacia su casa en Corral de Bustos, al pasar por Realicó una familia le pagó una comida en un local gastronómico del cruce de las rutas nacionales 35 y 188, en eso momento no les preguntó el apellido, hoy después de 40 años desea contactarlos para agradecerles el gesto.
aldo acosta raul gismondi
Aldo Acosta junto a Raúl Gismondi en su paso por Realicó.

De paso por Realicó Aldo acompañado por otro veterano de Malvinas, Raúl Gismondi, dialogaron con Infotec 4.0 con la intención de poder dar con la familia que allá por el año 82, lo recogió en la ruta haciendo dedo, lo llevó hasta el cruce y le pagó una comida en un restaurat del lugar, por los nervios de la situación, no les preguntó el apellido ni datos particulares, hoy desea encontrarlos para darles las gracias por aquel gesto solidario en su vuelta al continente.

Un R12 Break

De esa pareja solo recuerda que se movilizaban en un Renault R12 Break y que al dejarlo en el restaurant le dijeron al propietario del local que le dieran lo que quisiera comer, que ellos se harían cargo de la cuenta "es un soldado que vuelve a su casa tras pelear en Malvinas" le habrían explicado.

Desde Realicó Aldo luego emprendió su viaje siempre "a dedo" hacia su casa, venía sin plata y después de haber pasado meses durísimos en el territorio insular, donde el hostigamiento del permanente bombardeo fue devastador.

regimiento 25

EL MISTERIO DE LOS SABLES Y LA BANDERA: Los soldados del Regimiento 25 escogieron un lugar secreto en las islas para enterrar los sables y la bandera. Allí juraron volver para recuperar las islas y los objetos que quedaron en la turba malvinense.

 Hoy a 40 años siente la necesidad de dar con esa gente que sin conocerlo lo levantó en la ruta y le costeó la comida, una deuda de gratitud que el tiempo no pudo diluir, por eso hoy intenta dar con la pareja o familiares de los mismos.

Junto a Raúl y otros vetarnos pasó por Realicó con destino al sur argentino para rendir un homenaje a los héroes y caídos en la gesta patriótica de la cual han pasado ya 40 años, pero que sigue a flor de piel más que nunca.

mis días en Malvinas fueron terribles, soportar un clima de 20 grados bajo cero, vientos increíbles, los combates aéreos y navales, después del 1° de mayo cuando empezó el bombardeo ya nunca pudimos estar tranquilos, bombardeos de día y de noche, por la noche desde las fragatas y de día vía aérea", en este punto recuerda su permanencia dentro de los "pozos", allí estábamos de a dos, se suponía que mientras uno vigilaba en otro descansaba pero era imposible".

seineldin2

Teniente Coronel Mohamed Alí Seineldín en Malvinas

Por su parte Gismondi recuerda que él era clase 62, por lo cual había tenido la ventaja de ya ser un "soldado viejo", lo que le daba la ventaja de contar con entrenamiento militar avanzado, cosa que los nuevos conscriptos no poseían, en este punto y sobre su viaje a las islas recuerda con orgullo haber tenido como su jefe al Teniente Coronel Mohamed Alí Seineldín, "la verdad que fue un maestro, y creo que gracias a él es que sobrevivimos al combate, la preparación que teníamos era espectacular", aquí es donde diferencia 3 etapas en el conflicto: "El regimiento 25° fue el primero en pisar Malvinas después de 149 años, desde el 2 de abril hasta el 1° de mayo todo fue muy tranquilo, sabíamos que había salido la flota pero no los esperábamos, luego desde ahí hasta la rendición fue otra cosa, para darte un ejemplo sufrimos la caída sobre nosotros de 160 toneladas de bombas, fue terrible, tuvimos 12 bajas en combate cuerpo a cuerpo".

Batalla-Pradera-del-Ganso-Guerra-de-Malvinas5

Parte del Regimiento de Infantería 25 en las islas

Boletín de noticias