Se volvió a postergar en lanzamiento de la nave Starliner de Boeing

La primera misión con astronautas del gigante aeronáutico estadounidense se tuvo que aplazar por la avería de uno de los tres ordenadores de despegue, pero no se descartaba intentarlo de nuevo hoy domingo.

Internacionales 02 de junio de 2024 InfoTec 4.0 InfoTec 4.0
espacio 1

El lanzamiento de la Starliner, la primera nave espacial de esta compañía que debe surcar el espacio con una tripulación de dos astronautas, Butch Wilmore y Suni Williams, rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI), volvió a ser cancelado de nuevo poco antes de su despegue en la base de cabo Cañaveral (Florida). No estaba claro si se intentaría otra vez este domingo o se dejaría para la próxima semana.

Tory Bruno, uno de los responsables de la misión, explicó en rueda de prensa que el programa de lanzamiento, realizado informáticamente, cuenta con tres ordenadores, en un sistema redundante para garantizar el proceso. Uno de los ordenadores falló y bloqueó el sistema. Este sábado iban a revisarlo. Si solo era un chip, se reciclaría e intentarán el lanzamiento este domingo. Si detectan algo más, se cambiaría y se reprogramaría para martes o miércoles.

Ya son varios los intentos fallidos, mientras que su competencia, la nave Dragon de Space X, la empresa de Elon Musk, va y viene de ese destino como si fuera la cosa más fácil en las galaxias.

Esta vez apuntaba a un hito histórico con la Starliner. La meteorología era favorable. Los responsables de la NASA y de la empresa manufacturera se mostraban optimistas a medida que se acercaba el momento clave. Faltaban 45 minutos cuando los dos astronautas se acomodaron en la nave. El cohete humeaba, calentando motores.

Wilmore hizo incluso un discurso de marcado tono trascendental sentado a los mandos de la cápsula. “Este es un gran día para nuestra nación”, afirmó cuando faltaban escasos cuatro minutos para la ignición, mostrando una confianza absoluta en la misión que se disponían a afrontar.

espacio 2

La cápsula Starliner de Boeing, encima de un cohete Atlas V, en la plataforma de lanzamiento del Complejo de Lanzamiento Espacial 41

Casi al instante, los sistemas automáticos de lanzamiento pusieron en pausa la misión. A los responsables les tomó un poco por sorpresa. Faltaban tres minuto y 50 segundos para el gran momento, previsto para las 12.25 horas de este sábado, según el horario de la costa este de EE.UU.

La misión, denominada Crew Flight Test (prueba de vuelo con tripulación), debe ser la culminación de los esfuerzos de Boeing por desarrollar una nave espacial para competir con la Dragon de Space X y enviar astronautas a la Estación Espacial bajo la bandera del programa comercial de la NASA, que busca la colaboración de las empresas privadas.

espacio 3

   Miembros de la tripulación de vuelo de prueba de Boeing de la NASA, Butch Wilmore y Suni Williams

“Empezamos con Mercury, luego con Geminis, Apollo, el transbordador espacial, Drago y ahora Starliner”, recordó Bill Nelson, administrado de la agencia espacial de Estados Unidos. El ahora también se ha de poner en pausa.

Desde hace tiempo, la compañía ha estado intentando lanzar la Starliner con humanos a bordo, pero varios problemas han impedido la consecución de este objetivo, como la fuga que se detectó el pasado 6 de mayo a punto del despegue y que obligó a aplazar la misión y cambiar, posteriormente, una válvula del cohete.

Más tarde se descubrió una pequeña fuga de helio en uno de los propulsores del barco, pero Boeing y la NASA decidieron no repararlo ya que requería el desmantelamiento de la cápsula. “Realmente creemos que podemos controlar esta fuga observándola antes del despegue, e incluso si crece en vuelo”, explicó el viernes Steve Stich, jefe del programa de vuelos espaciales tripulados comerciales de la NASA.

Misión
Tras su lanzamiento, Starliner deberá llegar en 24 horas a la Estación Espacial Internacional 
Si por fin consiguen que haga su trayectoria, la Starliner procederá a separarse del cohete Atlas V y funcionará con su propia propulsión. El programa establece que la nave llegue en 24 horas a su destino. Allí Wilmore y Williams se unirán a los otros siete astronautas que se hallan allí destinados.

Butch Wilmore, de 61 años, y Suni Williams, de 58, ya han estado dos veces en la EEI, cada uno a bordo del antiguo transbordador espacial estadounidense y más tarde en la nave espacial rusa Soyuz. Pero esta vez se trata de probar un vehículo completamente nuevo, bautizado como Calypso, en homenaje al barco del comandante Cousteau. Ambos procedían de la Marina estadounidense y participaron activamente en el desarrollo de la cápsula.

Una vez en el espacio, los astronautas deben cambiar temporalmente al pilotaje manual para probar este modo. La nave también lleva consigo equipamiento añadido en el último momento para reparar el sistema que permite reciclar la orina de los astronautas en agua en la EEI. El motivo es que una bomba dejó de funcionar repentinamente esta semana y, mientras tanto, es necesario almacenar orina a bordo.

Además de los problemas de seguridad de sus aviones, con puertas de seguridad que se desprenden en pleno vuelo, Boeing se juega su reputación en esta misión de prueba, que debe servir para demostrar que su nave es segura antes de iniciar misiones regulares a la EEI.

No obstante, el proyecto no ha estado exento de percances. En el 2019, durante una primera prueba sin tripulación, la nave no pudo situarse en la trayectoria correcta y regresó sin llegar a la EEI. Luego, en el 2021, un problema con las válvulas bloqueadas de la cápsula obligó a posponer un nuevo intento. El vehículo vacío finalmente logró llegar a la EEI en mayo de 2022. Y luego ha habido otros lanzamientos abortados, ya con tripulantes.

Te puede interesar
1715429955137

Vuelven las lluvias a Brasil y ya son 126 los muertos por las inundaciones

INFOTEC 4.0
Internacionales 11 de mayo de 2024

Las lluvias regresaron este viernes a Río Grande do Sul, donde los muertos por inundaciones históricas en el estado más meridional de Brasil sumaban 126, además de 141 personas que aún están desaparecidas, informaron las autoridades locales. Las precipitaciones intensas, vinculadas a la fuerte corriente de El Niño de este año, que se encontró con otros frentes climáticos, provocaron que varios ríos y lagos de la región alcanzaran sus niveles más altos y se desbordaran.

Lo más visto