MARÍN SE DESPACHÓ CON CRÍTICAS A VERNA Y LE PIDIÓ A ZILIOTTO QUE EJERZA EL PODER

Política 15 de marzo de 2020 Por InfoTec 4.0
El presidente del PJ local, Rubén Marín, anunció que dará un paso al costado en ese cargo.  Cuestionó a Verna porque en sus cuatro años “no hubo una sola obra en La Pampa”. El presidente del PJ local, Rubén Marín, anunció que dejará ese cargo en la próxima renovación de autoridades provinciales, el 31 de mayo. El líder peronista se mostró crítico con Carlos Verna, afirmó que durante su última gestión “no hubo una sola obra en La Pampa”, e instó al actual gobernador Sergio Ziliotto a “ejercer” el poder más allá de la figura del exprimer mandatario porque fue elegido para eso y “después es el pampeano el que te juzga”.
MARIN VERNA Y ZILIOTTO


 
Marín se despachó con críticas al exgobernador Verna después de la unidad de los sectores del peronismo que desembocaron en el triunfo electoral del año pasado. De todos modos, sus declaraciones tampoco son una sorpresa porque históricamente la relación entre ambos alternó al ritmo de las disputas internas y los acercamientos por conveniencia.

El desplazamiento de su hijo, Espartaco, de la presidencia del bloque de diputados provinciales del oficialismo abrió una herida en el jefe de Convergencia, un sector del peronismo que perdió terreno en los últimos años ante el avance del vernismo. “Desde que salí del gobierno, a Canal 3 no lo conozco. Creo que lo han mejorado, pero desde 2003 no voy. Tendrán cosas más importantes que hacer, supongo”, expresó, sin disimular su malestar, Marín.

Recambio

Durante una entrevista que le hicieron como invitado en el piso del canal de la CPE, Marín confirmó que dará un paso al costado y dejará la presidencia del PJ local. “Ya lleva uno muchos años ahí. Creo que hay una generación nueva que tendrá que empezar a tomar responsabilidades. Se van a sentir más cómodos ellos con su generación que con uno. Y, además, porque no estando ahí te da un poco más de libertad para decir lo que querés sin tener la limitación de representar a un partido. Vos tenes que respetar a la institución que representás”, explicó su situación.

Marín no se pronunció a favor de que Ziliotto asuma la presidencia del partido, como sugieren algunos dirigentes. “Las elecciones en La Pampa nunca dejaron heridas tan profundas como para que si hacés una interna vayás a crear problemas. No sé si será candidato. Después de las elecciones te digo”, bromeó.

Cuando le consultaron si una mujer podría llegar a ese lugar, recordó que en estas elecciones “va a haber paridad de género” en las listas. “Que sea una mujer, con mucho gusto, me agradaría, no tendría problemas, en absoluto”, acotó.

Ziliotto, ¿renguea?

Sobre la gestión del actual gobernador, opinó que “Ziliotto está haciendo un esfuerzo, primero lo veo recorriendo la provincia e insertándose en algunos aspectos, indudablemente buscando generar una vinculación con Nación, que la habíamos perdido, aunque hay que verlo caminar para ver si renguea”.

En cuanto al rol de Verna en la actualidad, que hizo tres apariciones públicas desde que dejó la función -para cuestionar los fondos para Portezuelo y pedir que un pampeano presida Coirco; para celebrar la licencia para Empate; y para reunirse con Ziliotto en Casa de Gobierno-, Marín dijo: “Creo que está en todo su derecho de dar opinión. Sin dudas. Pero creo que hay una buena inserción que ha tenido el gobernador en su relación con las distintas provincias. Tiene que ejercer porque para eso lo eligieron. Y después el pampeano es el único que te juzga, y lo va a hacer”.

"Acá no hubo una obra"

En ese punto, Marín lanzó sus dardos sobre la gestión anterior, de Verna. “Estábamos peleados con todos, la pucha. Entonces después no te quejés si no vienen las obras. Cada cual tiene que asumir la responsabilidad que le corresponda”, dijo.

“Yo no digo que haya hecho mal. Cada uno tiene su forma de ser. Pero yo, en mi pueblo, al pesado del pueblo no lo peleaba, porque sabía que me iba a fajar. Creo que Verna estuvo bien en tener una expresión de defender a la provincia. Pero creo que no perdés tu identidad ni perdés tu independencia del gobierno nacional teniendo una relación que te permita hacer obras”, sostuvo.

“Yo he estado en otras provincias dónde han hecho obras y acá no hubo una sola”, fustigó. Y se comparó: “A mí me tocó con Alfonsín, con De la Rúa, con Chacho Álvarez, no congeniaba mucho, pero uno tenía siempre cuidado de mostrar tu divergencia pero de mantener en una relación”.

“Uno dirá que estuvo bien pelearse, otro que si se hubiera peleado menos tendríamos más viviendas o hubiéramos terminado ese hospital que, cada vez que lo vemos, nos pone un poco en una incomodidad. Van doce años”, advirtió.

Cuando le hicieron notar que tampoco se concluyó con el Meagestadio en Santa Rosa, respondió: “Del Megaestadio no hablemos. Fue un error, en fin. Me imagino que si hubiera estado yo en el gobierno y pasaran doce años, estaría en la tapa hasta de la revista Goles”.

“No se si (a Verna) se lo perdona, no es culpa de su intento. A mí todavía me cargan responsabilidades porque paran el agua doce horas porque hay que arreglar el acueducto. ¡Acá llevamos catorce años con el Megaestadio”, enfatizó.

Centralismo proteño

Finalmente, Marín se refirió a la presidencia del PJ nacional. “Lo que apreció en el (último) Congreso, lo que recogí con dirigentes de distintas provincias, es que les interesaba que siguiera (José Luis) Gioja, a excepción de que fuera el presidente. Primero porque un poco lo que nos molesta de Fernández, por lo menos a mí, es el centralismo. Tenemos todos funcionarios porteños. Los del interior estamos para el aplauso”, concluyó.

Fuente: El Diario de La Pampa

Boletín de noticias