PASARON DOS SEMANAS Y REABRIÓ LA VERDULERÍA DEL CASO COVID-19

Provinciales 01 de agosto de 2020 Por Romina Elizabeth Ledesma
Miriam dice que está feliz. Feliz de abrir y de los mensajes de apoyo de la gente.
verduleriaemekamiriam2020-3-1170x730

Miriam conversó con Diario Textual, luego de reabrir su verdulería y frutería Emeka, ubicada en 1° de Mayo y La Rioja, en Santa Rosa. "No me contagié porque quise", intenta disculparse en el depósito del local que tuvo que cerrar cuando ella dio positivo de coronavirus.

Se lo conoció como "el caso de la verdulería" y hubo un gran revuelo en los medios de comunicación y las redes sociales. En los primeros días, dijo, recibió mensajes de odio pero también muchos más de apoyo. "Nos señalaban, como si fuerámos culpables de algún crimen", sostuvo.

Según las autoridades sanitarias, Miriam fue contagiada por su esposo: ocurrió cuando su pareja viajó al Mercado Central de Buenos Aires a buscar mercadería.

"Yo hice la consulta (a un médico) cuando perdí el olfato", cuenta. Así, fue hisopada.

El martes 14 de julio, al mediodía, el test dio positivo. Aislaron a ella y a su marido, inmediatamente, en el Hotel El Faro.

En una conferencia de prensa, el gobernador Sergio Ziliotto pidió a la gente que había concurrido al local en los últimos 11 días que se aislara preventivamente.

¿Por qué dieron la dirección? "No es momento de un linchamiento por las redes sociales. Damos la dirección del local del comercio al solo efecto de prevenir más contagios. Es necesario identificar y focalizar el caso”, se justificó.

Esa misma tarde y por unas 12 horas se saturaron los teléfonos del Ministerio de Salud. Los operadores atendieron unos 500 llamados telefónicos. Finalmente aislaron a dos docenas de personas, en hoteles.

Que no, que sí

El esposo de Miriam y también dueño de la verdulería fue testeado y hubo sorpresa: dio negativo. Pero luego, con otro test, se comprobó que ya había tenido Covid-19 y se encontraba recuperado.

Las redes sociales se llenaron de mensajes. "Culpa de ustedes y su imprudencia ahora toda la ciudad puede llegar a tener Covid", llegaron a decirles. "Fuerza, hicieron todo bien. Todo va a estar bien", fueron la abrumadora mayoría.

Solo ellos dos, al final, tuvieron Covid-19. Fue una la conclusión: en la verdulería habían aplicado los protocolos de seguridad y así no contagiaron a más, pese a atender a decenas de clientes. 

Salir y reabrir

Hace un par de días finalmente pudieron salir del hotel. Inmediatamente se pusieron a trabajar para retirar toneladas de frutas y verduras en mal estado. Ya con el local limpio y lleno con nueva mercadería, este sábado reabrieron.

“La pasé bastante mal, pero ya está", dice Miriam, una oriunda del País Vasco que se instaló en La Pampa. "Ya estamos bien, ahora estamos esperando los resultados (de Salud). No nos lo dan”, se queja.

"Estamos agradecidos con la gente. Me han llenado de mensajes de apoyo", dice.

Boletín de noticias