(VIDEO) Eduardo Lebrini: “disfruten la vida y donen órganos para salvar vidas"

Locales 30 de mayo de 2022 Por InfoTec 4.0
Eduardo Lebrini, es un vecino de Realicó que el 27 de agosto del 2015 fue trasplantado del corazón. En esta nota nos contó su experiencia y cómo es su vida el día a día. 
02395db9-6464-4a76-9a37-b4061ed98215

Su problema comenzó hace 20 años atrás, cuando una mañana se levantó y notó que le faltaba el aire, por lo cual tomó la determinación de ir hasta Río Cuarto en donde le hicieron los estudios correspondientes y empezó con un tratamiento, hasta que un día su situación se normalizó y dejó la medicación.

Pero llegaría el año 2007, cuando Eduardo sufrió un accidente laboral, así que nuevamente le practicaron estudios, donde las cosas no salieron bien y entró en cirugía. “Ese fue el momento en el que los médicos me dijeron que tarde o temprano, necesitaría un trasplante”, indicó.

Así que en el 2010, comenzó a viajar a Buenos Aires, lugar en el que comenzó a tratarse y tres años después, en el 2013 su situación había empeorado de tal forma que no podía caminar ni dos cuadras que debía parar.

“En el 2014 me colocan un cardiodesfibrilador que cumplía distintas funciones para seguir con mi vida normal, pero en enero de ese año tuve una muerte súbita que gracias a ese aparato me salvó la vida, y ya después de ese episodio me trasladaron al Hospital Italiano en donde me instalé directamente en Buenos Aires, el 3 de agosto del 2015 me internan y el 27 recibo el trasplante”, explicó Eduardo.

En relación a la información de su donante, los médicos solo le dijeron que tenía 30 años y permaneció durante cinco días en estado irreversible en el Argerich, y durante ese lapso de tiempo no apareció ningún familiar, por lo tanto mediante una orden judicial, pudo llevarse adelante la ablación correspondiente.

¿Cómo fueron las horas previas al trasplante?

“Es una operación riesgosa, pero recuerdo que llegó un doctor y me preguntó que iba a hacer esa noche, (estando internado) y ahí fue cuando me anunció bueno si no tenés nada para hacer hay un operativo y te vamos a trasplantar.  Siempre los operativos son de noche. La operación dura por lo general entre 8 y 9 horas y a las 3.40 horas ya estaba afuera”, comentó.

“Uno se pone a pensar y es todo muy loco, a mi me cambió la vida. Hago la vida como si fuera mío el corazón. Porque muchos me preguntan si me siento distinto o algo”, manifestó Eduardo, explicando que se siente igual que siempre.

Y remarcó que el acompañamiento de la familia en estos casos en fundamental. “Yo siempre dije hace 6 años vivo gratis, lo que me queda de vida es gratis, le agradezco a todos porque solo los médicos hacen estas cosas”, agradeció.

“Hay que concientizar a la gente sobre la donación de órganos, es importantísimo, mas en la parte de pediatría, yo sé que es difícil, pero cuando es un caso irreversible, los órganos hablando pronto y claro, se pudren, y los órganos pueden salvar muchas vidas. La mejor opción es donar órganos”, remarcó una y otra vez Eduardo.

“Los órganos no se van al cielo, tienen que quedar acá en la tierra y en lugares seguros que son los cuerpos humanos”, concluyó.

Boletín de noticias