Albañil encontró sable enterrado en Victorica

Provinciales 21 de noviembre de 2022 Por InfoTec 4.0
"Para muchos es un pedazo de hierro oxidado, y para los que les damos valor es un pedazo de historia", expresó el profesor Andrés Trapaglia, quien se encargó de investigar qué tipo de sable fue el que encontró un albañil en el sudoeste de Victorica. Según pudo saber era del Ejército Argentino, estuvo enterrado alrededor de 140 años y podría haber sido utilizado en el genocidio a los pueblos originarios.
SABLE ENTERRADO

Trapaglia es docente de tecnología, casi jubilado, y es amante de la historia pampeana, en especial de la de Victorica -donde es residente- y de sus alrededores. En diálogo con el portal La Arena, contó que el 24 de octubre, su amigo albañil se dirigió al sudoeste de la localidad para buscar arena de médano que utilizaría en una obra de construcción.

"Cuando comienza a cavar, a tan solo unos 25 centímetros de profundidad, escucha un ruido metálico, excava con sus manos y encuentra un pedazo de hierro, todo lleno de óxido y tierra", relató el profesor y agregó: "Como sabe que me gusta la historia, me escribió y me dijo: 'Mirá lo que encontré, ahí voy a tu casa para que averigües qué es'".

Una vez en su domicilio, Trapaglia comenzó a limpiarla "lo más que pude, solo le saqué la arena para no dañarla". Una vez finalizado, "le dije que por el formato era un sable o una espada, que es antiguo y debe ser de la época de la fundación del pueblo. Está cortado en la punta, como es la parte más fina se ha oxidado. Él ya estaba por cortarlo para usarlo como estaca, pero no se lo permití".

Investigación.

El docente no se quedó solamente con ese descubrimiento, comenzó a investigar cuándo podría haber sido utilizada y para ello utilizó el libro del centenario de Victorica, de los 75 años de Telén, artículos de Walter Cazenave e internet. "Siempre tengo guardada historia del oeste", acotó.

Explicó que el objeto oxidado fue encontrado en el sudoeste de Victorica, en caminos que salen hacia Telén o a Poitahue, "a 500 metros del Parque Los Pisaderos, donde era el Fortín Resina, que es el primero que se arma por esta zona para controlar los dos núcleos de ranqueles".

"Descubro que es un sable de caballería del Ejército Argentino, del tipo prusiano de 1852 que el Ejército compró años después. Esa espada la usaban suboficiales, es decir una persona de alto rango", desarrolló. Describió que tiene una "hoja curva de 800 mm, con vaceo y canal superior en el tercio medio, grabada en su cara derecha "Fábrica De Armas De W. R. Kirschbaum Solingen", al ácido en el tercio medio "Ejército Argentino" y en su cara izquierda "RA" dentro de un óvalo horizontal y sobre un yelmo, en semicírculo, "Marca De Fábrica". Cabe destacar que encontró fotografías del mismo sable en páginas de internet.

-Ahora que conocés su historia, ¿qué tenés pensado hacer con el sable?

-Hubiera sido terrible haberlo perdido porque casi lo convierten en un pedazo de hierro. Yo lo rescato y ahora viene la gran pregunta: ¿cuán importante sería tener un museo en la ciudad, en el primer pueblo de La Pampa? Hace un montón de años que hay proyectos, han pasado los gobiernos y tanto Victorica como Telén tienen muchísima historia. En Telén están restaurando el Banco de Crédito Rural que sería genial que funcione ahí o en Victoria que están restaurando lo que era el antiguo edificio del Correo. Hace rato que estamos pidiendo por un museo para que todo el rescate cultural quede acá. Estoy seguro que me lo van a pedir para el Museo Provincial de Historia Natural, pero me encantaría que quede acá, donde nació La Pampa. Estoy dispuesto a preservarlo para que luego vaya a un lugar seguro. Esto no se encuentra todos los días y los pampeanos sabemos algo de nuestra historia, pero nos falta más.

Más objetos encontrados.

 "Esto suma a nuestra identidad, yo no tomo ninguna posición en referencia a lo que se hizo en la mal llamada 'Campaña del Desierto', pero sirve para entender dónde estamos parados, de dónde venimos, qué nos pasó", expresó Trapaglia y agregó: "Esto es algo de todos los pampeanos, es historia, cultura".

También comentó que hace un tiempo su amigo "encontró una botella de licor francés que le proveían a las tropas del Ejército. Las famosas hachas de los pueblos originarios están en un museo de La Plata, cuando deberían estar acá; también hay botones de sacos del Ejército, balas de cañón. Hay muchas cosas que no se saben dónde están, quién las tiene. Para muchos es un pedazo de hierro oxidado, y para los que les damos valor es un pedazo de historia". 

Boletín de noticias