Comienza el juicio a los rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa

Judiciales 02 de enero de 2023 Por Infotec 4.0
El debate se inicia este lunes 2 de enero a las 9 en el Tribunal en lo Criminal N° 1 de Dolores. Durante la primera audiencia se esperan las declaraciones de Silvino y Graciela, los padres de la víctima. Los acusados ya están en el penal de Dolores y se espera su traslado.
asesinos

A casi tres años del crimen, el lunes 2 de enero de 2023, los ocho acusados de haber matado a golpes a Fernando Báez Sosa durante la madrugada del 18 enero de 2020, a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, enfrentarán el juicio en su contra. Se los acusa de matar con alevosía y de haber ideado un plan para matar a traición. También se les imputan las “lesiones leves” sufridas por amigos de Fernando, que estaban junto a él la madrugada del crimen.

Pueden ser condenados a prisión perpetua.

El juicio, donde se debatirán las responsabilidades penales de cada uno, se desarrollará desde las 9 am en el Tribunal en lo Criminal N°1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, en la Sala de Audiencias del Palacio de Tribunales de esa localidad. El edificio enfrenta un fuerte operativo de seguridad, con un vallado de esquina a esquina.

Por lo pronto, los rugbiers ya están en dolores. El domingo a las 8 am, a casi 24 horas del inicio del debate, un móvil del Servicio Penitenciario Bonaerense trasladó a Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi hasta la Unidad N°6 de Dolores, donde llegaron a las 10, según confirmaron fuentes del caso. Hoy lunes por la mañana, un operativo de seguridad también se desplegó en el frente de la cárcel, con personal vestido con equipo anti motín

No es la primera vez que se alojan en Dolores: los rugbiers ya estuvieron detenidos allí, entre el 29 de enero y el 13 de marzo de 2020, antes de que se dispusiera su traslado a la Alcaidía N°3 del penal bonaerense de Melchor Romero en La Plata. Su regreso a la cárcel de la ciudad requirió de un despliegue de seguridad. Así, desde las primeras horas del domingo, la calle Riobamba al 200, donde se encuentra emplazado el ingreso principal del penal de Dolores, se encuentra vallada entre Alberdi y Leandro N. Alem.

Aunque todavía no está confirmado si los acusados van a permanecer en Dolores durante el transcurso del debate o si solo van a asistir a la primera y a la última audiencia y, luego, continuarán el proceso por Zoom desde Melchor Romero; fuentes cercanas a la investigación confiaron a este medio que es probable que asistan a todas las audiencias.

“La sala del Tribunal está preparada para que vayan los ocho de manera presencial, durante todo el debate, con dos custodios y dos familiares por imputado”, explicaron las mismas fuentes.

Por parte del Ministerio Público intervendrá el fiscal Juan Manuel Dávila, a cargo de la Fiscalía de Juicio N° 8 de Dolores. Los representantes de la víctima son Fernando Burlando y Fabián y Facundo Améndola. En tanto, la defensa de los acusados estará a cargo de Hugo Tomei.

Para que el desarrollo del debate esté 100% garantizado ante cualquier apagón, ya se instaló un grupo electrógeno en la puerta del Palacio de los Tribunales de Dolores, previendo posibles cortes de luz.

Según está previsto en el cronograma, por el TOC N°1 pasarán, entre el 2 y el 18 de enero de 2023, más de 170 testigos. Silvino y Graciela, los padres de la víctima y querellantes en el expediente, fueron citados a declarar en la primera audiencia del proceso. La misma será transmitida por el canal de YouTube de la Suprema Corte de Justicia Provincia de Buenos Aires.

“A pesar de los nervios y la angustia trataremos de ser fuertes. Vamos a ser la voz de nuestro hijo, junto con nuestro equipo de abogados”, dijo Silvino, a horas del inicio del debate. Graciela, en tanto, hizo hincapié en el cruce cara a cara con los imputados. “Va a ser un momento duro enfrentarnos con los asesinos de Fer, pero es algo que esperamos hace muchísimo tiempo”, sostuvo en comunicación telefónica con este medio y confió que se quedarán en Dolores durante todo el juicio.

En la lista de testigos, también figuran Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi —los rugbiers originalmente acusados que luego fueron sobreseídos— y Pablo Ventura, el remero de Zárate falsamente acusado por el asesinato que estuvo preso cuatro días.

Otro nombre que se destaca es el de Gustavo Presman: el perito informático forense de la querella de Sandra Arroyo Salgado en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Según detalles en la lista, Presman fue citado por la defensa.

Guarino y Milanesi son los últimos dos testigos programados, agendados para la última de las 13 audiencias de declaraciones, programada para el 18 de enero. Fueron requeridos tanto por la querella -liderada por Fernando Burlando y Fabián Améndola, representantes de los padres de Fernando- y de la defensa, a cargo del abogado Hugo Tomei.

Los dos jóvenes oriundos de Zárate recuperaron la libertad tras doce días de encierro en el penal de Dolores, el 10 de febrero de 2020. Al finalizar la investigación penal preparatoria, la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, solicitó que se decretara el sobreseimiento de ambos. En primer lugar, porque las ruedas de reconocimiento en su contra resultaron negativas, como así también las pericias de los teléfonos celulares y los seguimientos de las cámaras de seguridad.

“Lo cierto es que no han podido tampoco ser ubicados, por las secuencias fílmicas, en el lugar directo de la agresión a Fernando, sino solo en inmediaciones y alejados de la víctima”, sostuvo Zamboni en un escrito.

Pero sobre todo, la fiscal valoró que los estudios de ADN realizados sobre sus propias prendas de vestir y zapatillas no encontraron rastros compatibles con las muestras tomadas sobre la víctima. Tampoco había restos de piel de ambos jóvenes bajo las uñas de Fernando Báez Sosa, que llegó a defenderse y, en ese intento, rasguñó a alguno de sus atacantes.

El crimen

De acuerdo con el pedido de elevación a juicio, el crimen de Fernando se produjo entre las 4.41 y las 5 del 18 de enero de 2020, frente al local bailable ubicado en Avenida 3 y Paseo 102, pleno centro de la localidad balnearia de Villa Gesell, frente al boliche bailable Le Brique.

La acusación que recae sobre los imputados sostiene que tomaron la decisión de matar a Báez Sosa y que, para ejecutar el plan, dividieron sus funciones. Así, cinco de ellos (Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Blas Cinalli) fueron a buscar a Fernando, “lo tomaron desprevenido y de espaldas” y “comenzaron a golpearlo en distintas partes del cuerpo”.

Cuando el joven de 18 años cae al piso, y “aprovechándose aún más de esa situación de indefensión”, proceden a darle un golpe brutal, una patada que le provocó el deceso en forma casi inmediata, al causarle “un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo de cráneo”.

Mientras todo eso sucedía, los otros tres (Ayrton Viollaz, Lucas y Luciano Pertossi) formaron “una especie de cordón” para impedir que los amigos de Fernando pudieran auxiliarlo y, además, los golpearon varias veces. Por eso, la acusación incluye el delito de lesiones leves.

Infobae

Boletín de noticias