#Crucero General Belgrano

A 39 años del hundimiento del Ara General Belgrano, la historia contada por un realiquense

Transcurridos unos días en Malvinas, una mañana que el clima no permitía hacer nada más que estar a resguardo del viento y la lluvia, me dirigí hacia el Museo que está frente al Malvina House Hotel. Me llamó la atención la impresionante cantidad de objetos, piezas, y elementos que narran la historia y presente de las islas, en su versión británica -por supuesto-.
Notas de Color 02 de mayo de 2021 Martín Hernan Martini

(Video) Honor y respeto querido héroe... Carlos Javier Arias

Domingo 2 de mayo de 1982. Minutos después de las 16 el viejo crucero es atacado por dos torpedos disparados desde un moderno submarino nuclear que lo había seguido dos días sin ser detectado. El cielo estaba cubierto. El barco iba en dirección hacia el continente, fuera de la zona de guerra, y no representaba amenaza alguna para la flota inglesa. El primero de los explosivos prácticamente cortó 15 metros del frente del barco. Muchos todavía recuerdan cómo ese terrible estampido dejó al Belgrano en segundos sin proa, deteniéndolo casi por completo... pocos minutos después la segunda detonación extirpó las entrañas de la nave dejándola sin motores, electricidad ni timón, completamente a la deriva. Su destino estaba sellado. La enorme máquina comenzó lentamente a recostarse sobre uno de sus lados. Sus hombres se dispusieron a abandonar el buque sin saber que quizá aún les esperaba lo peor: sortear largos y oscuros pasillos llenos de gritos, heridos, humo asfixiante y un vapor tan caliente que les fundía la ropa con la piel; alcanzar las cubiertas altas, llegar a la balsa salvavidas asignada o nadar hasta alguna sin congelarse en el intento y, por último, flotar a la deriva en uno de los mares más hostiles del mundo por más de 24 horas para ser rescatados. Uno de esos hombres es Carlos Arias y este es su testimonio para InfoTec 4.0: (VIDEO)
Notas de Color 02 de abril de 2021 Por InfoTec 4.0

(Video) RANCUL: POR PRIMERA VEZ HABLA CARLOS ARIAS, UN SOBREVIVIENTE DEL CRUCERO GRAL BELGRANO "NO TENÍAMOS OTRA COSA EN LA CABEZA MAS QUE DEFENDER A LA PATRIA"

Domingo 2 de mayo de 1982. Minutos después de las 16 el viejo crucero es atacado por dos torpedos disparados desde un moderno submarino nuclear que lo había seguido dos días sin ser detectado. El cielo estaba cubierto. El barco iba en dirección hacia el continente, fuera de la zona de guerra, y no representaba amenaza alguna para la flota inglesa. El primero de los explosivos prácticamente cortó 15 metros del frente del barco. Muchos todavía recuerdan cómo ese terrible estampido dejó al Belgrano en segundos sin proa, deteniéndolo casi por completo... pocos minutos después la segunda detonación extirpó las entrañas de la nave dejándola sin motores, electricidad ni timón, completamente a la deriva. Su destino estaba sellado. La enorme máquina comenzó lentamente a recostarse sobre uno de sus lados. Sus hombres se dispusieron a abandonar el buque sin saber que quizá aún les esperaba lo peor: sortear largos y oscuros pasillos llenos de gritos, heridos, humo asfixiante y un vapor tan caliente que les fundía la ropa con la piel; alcanzar las cubiertas altas, llegar a la balsa salvavidas asignada o nadar hasta alguna sin congelarse en el intento y, por último, flotar a la deriva en uno de los mares más hostiles del mundo por más de 24 horas para ser rescatados. Uno de esos hombres es Carlos Arias y este es su testimonio para InfoTec 4.0: (VIDEO)