PARA BERNI EL ACCIONAR DEL JUBILADO FUE "LEGÍTIMA DEFENSA"

Nacionales 22 de julio de 2020 Por InfoTec 4.0
El ministro de Seguridad bonaerense se refirió al episodio de inseguridad ocurrido en Quilmes, donde la víctima mató al ladrón. Apuntó contra la Justicia que libera a los delincuentes.
el-ministro-de-seguridad-de-la-provincia-de-buenos-aires-sergio-berni-947531

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se refirió al episodio de inseguridad en el que un jubilado mató a un ladrón en Quilmes y consideró que “ha sido una legítima defensa”.

En diálogo con Cadena 3, el funcionario dijo que “a menos que no exista un elemento que no conocemos”, esa persona “no se levantó con la intención de dañar a nadie” y por el contrario fue agredido por cinco delincuentes.

“Más allá de que se discuta la continuidad de la acción, estamos ante una crisis de justicia muy importante que tiene que ver con liberar a los presos”, planteó y advirtió que cada vez que sucede un episodio así en Buenos Aires, de diez personas detenidas una sola queda presa.

“Cuando se libera a un delincuente se sabe lo que pasa y hay un hartazgo en la sociedad por la inacción de la Justicia que ve que se cuidan los derechos de los delincuentes y no los de ellos”, agregó.

El titular de la cartera de seguridad bonaerense apuntó hacia el inaccionar de la Justicia a la que calificó de “lerda y perezosa”.

“A cada acción le corresponde una reacción y la acción deliberada de la Justicia de no impartir justicia está llevando a una reacción de la ciudadanía que no es buena y no es el camino al que debemos apuntar”, señaló.

Hay una justicia lerda, perezosa que reacciona más a los comentarios de la vida mundana que a los principios de la justicia y por eso no funciona “El gran desafío es ver cómo lo reformamos y hacemos que funcione el sistema judicial que parece que está más interesado en defender los derechos delos ladrones que de los ciudadanos”, subrayó.

Por otra parte, opinó que también hay “una falta de respeto hacia las fuerzas judiciales” que en consecuencia genera “un accionar de la Policía que no se quiere arriesgar”.

“La Policía necesita el monopolio de la fuerza pública, pero para eso hace falta que tenga herramientas y una buena capacitación para que no caiga en el ejercicio de una mala praxis y en una violencia institucional”, analizó.

En esa línea, cuestionó a los organismos que bregan de manera descontrolada por señalar a la policía por el uso del monopolio de la fuerza pública y que en consecuencia hace que el personal no quiera actuar para no meterse en problemas.

“Si un policía ve un robo, interfiere y después le dicen que hizo abuso de la fuerza, obvio que después se da la vuelta y se va. Para que eso no suceda los policías tiene que tener una vocación de servicio”, enfatizó.

Al respecto reiteró que, en el caso de la Policía de Buenos Aires, “los últimos reclutamientos han sido para para satisfacer una necesidad de trabajo y no una vocación de servicio y si no se capacita y especializa a ese personal se vuelve en un acto de violencia institucional”.

Finalmente, en cuanto a los episodios de inseguridad observó que se empieza a repetir un fenómeno, en donde los delitos son cometidos por personas cada vez más jóvenes, sin antecedentes y de manera muy desorganizada.

“Tenemos que poner un mayor esfuerzo en aumentar la calidad de nuestro sistema de seguridad. No cuantitativamente porque no podemos formar más policías de los formados, porque eso lleva tiempo y este año no va a haber incorporación; pero tenemos que aumentar la calidad del sistema de seguridad de manera integral”, concluyó.

Boletín de noticias