Crimen de Lucio: atestiguaron una vecina, el abuelo y un policia

Judiciales 06 de diciembre de 2022 Por InfoTec 4.0
El abuelo paterno, una vecina y un policía fueron los tres testigos que se escucharon hoy, en la decimotercera audiencia del juicio oral donde se investiga la muerte de Lucio Abel Dupuy, el niño de cinco años que falleció en Santa Rosa el viernes 26 de noviembre del año pasado. Por el hecho están acusadas su mamá, Magdalena Espósito Valenti y su pareja Abigail Páez.
Juicio de Lucio mitad

El testimonio inicial fue el de una mujer que era vecina de las imputadas. Su presencia fue solicitada por el Ministerio Público Fiscal, por lo que el interrogatorio estuvo a cargo de la fiscala María Mónica Rivero. 

Ella quiso saber si conocía a Lucio, si el pequeño había estado en su casa, si escuchaba ruidos en el departamento de las acusadas, qué hablaba con ellas, si supo si le pegaban al niño, si lo vio lesionado, si oía cómo lo trataban, si oyó discusiones entre las acusadas, etc. También se refirió a un hecho específico ocurrido unos tres meses antes del homicidio.

Luego hubo preguntas del apoderado José Mario Aguerrido, en nombre del querellante particular (el padre de Lucio, Christian Dupuy); la defensora oficial de Espósito Valenti, María Silvina Blanco Gómez; y la asesora de niñas, niños y adolescentes, Graciela Massara.

La testigo estuvo acompañada durante su declaración por Ignacio Dalgalarrondo, coordinador general de la Oficina de Atención a la Víctima del Delito y a los Testigos. Como su relato fue extenso, en el medio hubo un cuarto intermedio.

Antes de que ella ingresara al recinto, la fiscalía requirió que las imputadas no estuvieran presentes. Blanco Gómez se opuso; su par Pablo De Biasi, defensor de Abigail Páez, no puso obstáculos. El tribunal, conformado por la jueza Alejandra Ongaro y los jueces Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora, aceptaron que las acusadas siguieran ese testimonio desde salas contiguas, donde oyeron sus palabras a través de parlantes.

El segundo testigo fue un policía que trabaja para la Agencia de Investigaciones Científicas, dependiente del M.P.F.  Habló por Zoom y reconoció un informe pericial que efectuó en el marco de la investigación preparatoria.

El último testigo de la jornada –originalmente había más, pero ayer fueron desistidos– fue el abuelo paterno de Lucio. Llegó acompañado por su hijo Christian, quien como querellante estuvo en la sala durante su declaración. También Páez permaneció para escucharlo; no así Espósito Valenti.

La fiscal Verónica Ferrero indagó acerca de cómo era su relación con Espósito Valenti, cómo se enteró del fallecimiento de su nieto, si sabía porqué Lucio vivió con un tío y porqué después se vino con su madre a Santa Rosa, cómo era el contacto de Christian con Lucio cuando ya estaba en Santa Rosa, si la acusada condicionaba las videollamadas para ver a su nieto, cuándo fue la última vez que vio al niño y qué espera del juicio.

Aguerrido indagó sobre los contactos con Lucio a través de las videollamadas, si Lucio iba a General Pico y no se lo dejaban ver y si Espósito Valenti lo bloqueaba en el celular. Finalmente, Blanco Gómez consultó al abuelo sobre las entrevistas que mantuvo con la perito de la querella, la psicóloga Lorena Roggero; si alguna vez hizo algo judicialmente para tener a su  nieto; y si sabía que Lucio pasaría las vacaciones de verano de 2022 con él.

A la audiencia de hoy, además de las personas citadas, concurrieron el fiscal Marcos Sacco y la abogada Brenda Alonso, que acompaña a Aguerrido en la representación de la querella. Al final, las partes desistieron de otros dos testigos.

Boletín de noticias