Detuvieron a un camionero correntino por el crimen trans de Sofía Bravo, lo acusan por femicidio 

Policiales 17 de enero de 2023 Por InfoTec 4.0
Un camionero correntino fue detenido en aquella provincia por investigadores de la Policía de Córdoba, acusado de haber sido el autor material del asesinato de Sofia Agustina Bravo, la joven trans de 26 años, cuyo cuerpo apareció tirado a la salida de la ciudad de La Carlota.
sofia bravo
Sofia Agustina Bravo (26).

LA CARLOTA | Según informó el Ministerio Público Fiscal, el acusado quedó imputado por homicidio calificado (femicidio). La sospecha judicial es que el crimen sobrevino en el marco de una relación sexual paga. Sofía Bravo desapareció el viernes 6 de enero en La Carlota.

Su cuerpo fue hallado recién el sábado 14, en proximidades del cruce las rutas 8 y 4, en las afueras de esa localidad. Desde Diversidad La Carlota se indicó que Sofía siempre luchó por su libertad y los derechos de las diversidades.

En marzo del año pasado había sufrido un robo y violencia física mientras ejercía su trabajo sexual en proximidades de La Carlota. También marchó para que el cupo laboral trans se implemente en la localidad.

“Pedimos que la causa se caratule como un transfemicidio, porque no es un homicidio más. Estuvo motivado por cuestiones de odio que son moneda corriente, por su condición de transexual. Sofía era trabajadora sexual y desarrollaba su trabajo en un contexto violento, inseguro, de discriminación, de exclusión. Estaba desprotegida”, planteó Virginia Green, de Diversidad La Carlota.

Iván Crisóstomo, referente de la agrupación, remarcó: “Nuestra compañera era una mujer trans y la mataron por ser una mujer trans. No es un dato menor que era una trabajadora sexual y el trabajo sexual se tiene que ejercer en la marginalidad, en la ruta porque no se dan de baja los códigos que lo criminalizan en las ciudades”.

sofia bravo vestido amarillo

Sofía Agustina Bravo, de vestido amarillo, en la última marcha por cupo laboral trans, en La Carlota.

Virginia agregó: “Sofía era una militante muy comprometida. Marchó por el cupo laboral, estuvo intentando acercarse al municipio. Quería dejar el trabajo sexual en la ruta, porque en marzo del año pasado le pegaron, le quebraron un brazo, le robaron (hecho que nunca se esclareció). Constantemente estaba expuesta a eso y no tuvo apoyo ni contención de parte de nuestros representantes”.

“Estamos todos muy afectados. La recordamos muy alegre, marchando vestida de amarillo, con tacos altos. Era muy divertida, siempre nos hacía reir. Sofía era una loca hermosa, comprometida con la causa. Luchaba por sus deseos, quería terminar el secundario. Era muy libre, anhelaba la libertad, compartía el deseo de tener un mundo más justo, más libre”, enfatizaron sus compañeros de militancia.

“No nos competen los motivos de quienes decidan realizar trabajo sexual (…) Apoyamos una concepción que les permita realizar su trabajo de una manera segura y acompañada. Estamos en alerta porque tenemos muchas compañeras en la misma situación que Sofía y queremos cuidarlas (…) Hace falta más ESI, más ley Micaela. La exclusión es demasiada”, subrayó Virginia.

INVESTIGACIÓN FORENSE
Forenses de Río Cuarto admitieron que la autopsia del cuerpo de Sofía Bravo no logró establecer la causa de la muerte, situación que podría incidir negativamente en la posibilidad de una eventual condena. Desde el Ministerio Público Fiscal se informó que los restos de la joven fueron enviados desde Río Cuarto a Córdoba Capital, con el propósito de profundizar la autopsia.

En principio, el cuerpo fue identificado por su vestimenta y parte de un tatuaje (de Homero y Lisa Simpson) que tenía la víctima, aunque se aguardan estudios de ADN para su confirmación.

La data de la muerte fue estimada en más menos siete días, lo que coincide con la fecha de desaparición de Bravo. La autopsia descartó lesiones óseas traumáticas en la cabeza extremidades y tórax. Pero, por la descomposición y faltante de partes blandas, no pudieron determinar si Sofía pudo haber sido estrangulada.

Sí tomaron muestras de debajo de sus uñas, para buscar rastros de un eventual agresor, también extrajeron material para pericias genéticas y toxicológicas.

Allegados a Sofía llamaron la atención sobre el tiempo que la investigación demoró en encontrar el cuerpo, con lo que se habrían perdido pruebas para esclarecer el hecho. Pusieron de relieve que era sabido que Bravo trabajaba en las inmediaciones, pero el rastrillaje se habría ordenado recién una semana después de la desaparición y, cuando se hizo, tuvo resultados negativos.

Según indicaron, el hallazgo no fue realizado por los investigadores, sino que lo posibilitó una persona que pasaba por el lugar y percibió los olores que desprendía el cuerpo.

El cuerpo fue encontrado boca abajo, en unos pastizales, muy deteriorado por el tiempo transcurrido y la acción de las alimañas en la zona rural. El caso se encuentra ahora en manos de la fiscal de La Carlota, Georgina Osella.

Mientras tanto, continúa la investigación y se llevan adelante medidas investigativas, como testimoniales y otras averiguaciones.

Boletín de noticias