POR DIFUNDIR UN AUDIO FALSO, EL GOBERNADOR ECHÓ A OTRO FUNCIONARIO

Provinciales 09 de abril de 2020 Por InfoTec 4.0
Es el segundo funcionario pampeano que es dado de bajo por Sergio Ziliotto en el marco de la pandemia. El gobernador Sergio Ziliotto echó al funcionario Enrique Ismael Fuentes, quien se desempeñaba en la Comuna de Casa de Piedra: lo acusó de divulgar un audio falso, por Whatsapp, donde indicaba que había un caso de coronavirus en 25 de Mayo.
AUDIO FALSO

“La decisión fue adoptada en función de las actuaciones judiciales iniciadas por la propagación de información no oficial vinculada a la pandemia de coronavirus”, se comunicó.

“Quique” Fuentes es enfermero, de Ataliva Roca. Desde hace años, está trabajando junto a Martín Borthiry, según informó Diario Textual.

Desde diciembre, estaba destinado en Casa de Piedra junto a Borthiry.

Es el segundo funcionario provincial que cae en medio de la pandemia: el otro fue José Luis Rodríguez, quien fue sorprendido violando la cuarentena en su pueblo de Santa Isabel.

Por la tarde de este miércoles, el Comité de Crisis Local de 25 de Mayo -compuesto por el Poder Ejecutivo Municipal, las representaciones locales de los Ministerios de Salud, Seguridad y Educación de la provincia de La Pampa e instituciones locales- había alertado que estaba circulando por redes sociales, principalmente por Whatsapp, un audio falso que indica que hay casos de coronavirus en la localidad.

“Se recomienda no dar crédito a audios, textos o cualquier tipo de comunicación que suele viralizarse sin otro particular y consecuencia que despertar miedo y hasta pánico a la comunidad”, dijeron en un comunicado. “Desde el Ministerio de Seguridad junto a policía y representantes del Poder Judicial, se encuentran investigando el origen de audios con datos falsos y maliciosos”.

Ahora Fuentes afrontará una causa judicial por el delito previsto en el artículo 211 del Código Penal Argentino. Ese artículo prevé penas de “dos a seis años de prisión para quien infunda un temor público o suscite tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos”. Ya ha habido acusados por este delito: por ejemplo, un hombre de Toay, que aseguró que había enfermos de coronavirus en la Clínica Faerac.
 

Boletín de noticias