EL DÚO FRANCÉS QUE LA ROMPE CON UN TEMA SOBRE SU PADRE REALIQUENSE

Notas de Color 21 de octubre de 2020 Por InfoTec 4.0
Compartimos esta increíble nota de La Nación sobre Florian y Olivio, los hijos del realiquense Fabián Ordónez, hoy son furor en Europa cantando en francés, pero con sus raíces bien argentinas, la rompieron con un tema para su papá.
3449741w740

"C'est pour nos pères, nos padre - Ceux qui disent 'je t'aime' sans même parler". Estas dos frases son parte de un tema muy -pero muy- popular en Francia, un rap que homenajea a los padres en general y al del dúo "Bigflo et Oli" en particular.

¿Bigflo y Oli? Los dos hermanos, que bautizaron el conjunto con su nombre, son los autores de la canción y se convirtieron en uno de los mayores fenómenos de la música francesa de estos últimos años. Son de ascendencia argentina, una herencia cultural que reivindican en entrevistas, en algunos de sus textos y hasta sobre los escenarios. Su historia es una suerte de cuento de hadas que nace en Toulouse, la más aporteñada de las ciudades francesas.

3449741w740

Padre e hijos tomando un café a la argentina

El tema "Papa" forma parte de un álbum que salió en 2017 y este año fue certificado como Disco de Diamante. Es decir que vendió más de medio millón de ejemplares, una verdadera hazaña en estos tiempos de plataformas y descargas virtuales. Una hazaña que les valió a sus autores un documental propio, como corresponde a grandes estrellas de la canción.

Las frases iniciales de la canción -"Es para nuestros padres - los que dicen 'te quiero' sin siquiera abrir la boca"- son un guiño de más de cinco minutos a Fabián Ordoñez, un artista nacido en Realicó, en La Pampa, que cruzó los mares y se hizo su lugar en el mundo como cantante de salsa en Toulouse.

Nostalgias pampeanas

El videoclip de la canción pronto alcanzará las 36 millones de vistas en Youtube. Allí aparecen los dos hermanos, Florian y Olivio Ordoñez, junto a su padre de viaje por la Argentina, entre Buenos Aires y La Pampa.

Entre escenas de reencuentros familiares, pasan por Caminito y la 9 de Julio, posan delante de un bar de Palermo (oportunamente llamado Padre), viajan por alguna ruta del interior y se divierten en una fiesta rural con concurso de destreza criolla incluido. Para el público francés es como un condensado de argentinidad de 5,17 minutos. Pero para los Ordoñez es una de las canciones más simbólicas de la discografía de Bigflo y Oli.

3449753w740
La familia en Realicó, Fabián es el del medio, con gorra

El menor de los dos hermanos, Olivio, cuenta que "la familia es muy importante para nosotros. Y la nuestra además tiene una carga simbólica muy particular, porque nuestro padre se separó de la suya y tuvo que esperar diez años antes de poder volver por primera vez. Nuestra madre nació en una familia oriunda de Argelia. Nos impulsaron a estar siempre unidos los dos y mi padre tiene para eso un dicho argentino: 'Los hermanos sean unidos como los dedos de una misma mano". Olivio dice el refrán en castellano con acento argentino, matizado por la tonada del sur de Francia. La misma que se escucha cuando Fabián, el papá de esta historia, canta en francés.

Esta historia tiene además una linda consecuencia para él, porque gracias al éxito de Bigflo y Oli pudo cumplir un sueño de larga data y grabar su propio disco, con un repertorio que va desde composiciones propias hasta versiones de Facundo Saravia y Claude Nougaro, en español y en francés. No sin un toque de nostalgia en la voz, una nostalgia que Flo tiene bien calada: "Nuestra historia es la de hijos de padres que se fueron de su país. De un padre triste por estar lejos de los suyos. Nuestra madre nació acá pero su familia también viene de otro lado".

"En Realicó, si bien les contaba a mis hermanos y mis sobrinos que los chicos tienen mucho éxito en casa, no se hacían una idea de lo populares que son. Y cuando vieron que llenan estadios, por fin lo visualizaron gráficamente", dice el padre, Fabián Ordoñez

Por suerte, el colosal éxito de los dos hermanos allanó cualquier dificultad económica y para la familia Ordoñez Francia y la Argentina se volvieron particularmente cercanas, salvo -claro- en estos tiempos de pandemia.

Con decenas de millones de vistas en las redes, y discos entre los más vendidos de Francia, el dúo "Bigflo et Oli" es una aplanadora que se puso en marcha con la placa "La Cour des Grands" (El patio de los grandes) en 2015. En 2019, su tercer disco tuvo más público que los discos de Sting, la banda de sonido de "Bohemian Rhapsody" o las producciones de Billie Eilish o Ed Sheeran, según el SNEP (el sindicato francés de la edición fonográfica). La mejor manera de darse una idea de la magnitud del éxito de "Bigflo et Oli" -que traspasó barreras generacionales y de género musical- es con el documental que les fue dedicado y se puede ver en Netflix. También en la Argentina.

3449744w740
El pasado y el presente: su sueño en la vida
 

Papa et maman

Se llama "Bigflo & Oli: Hip Hop Frenzy" y los muestra de manera intimista desde su infancia hasta los últimos conciertos por las mayores salas de Francia, incluyendo la más grande de todas, el Stade de France, el año pasado.

"Este documental fue algo excelente para la familia también -comenta Fabián Ordoñez-. Porque en Realicó, si bien les contaba a mis hermanos y mis sobrinos que los chicos tienen mucho éxito en casa, no se hacían una idea de lo populares que son. Y cuando vieron que llenan estadios, por fin lo visualizaron gráficamente".

3449747w740
La gráfica del disco de Fabián Ordoñez, el padre del éxito
 

Como todo lo que gira entorno a los hermanos Ordoñez, la producción fue casera y la llevaron adelante ellos mismos. Es la receta que aplican desde su primer videoclip, que colgaron en Youtube cuando eran niños y lograron apenas algunos cientos de vistas. Hoy con 26 años (Florian) y 23 (Olivio), son estrellas reconocidas que se lanzaron también a la producción audiovisual y la industria textil, además de trabajar con reconocidos artistas. Uno de ellos fue Stromae, la sensación belga de los charts europeos hace una década.

Cualquiera sea el proyecto, lo lanzan y lo siguen ellos mismos hasta el resultado final, como lo cuenta su padre. "Además de la escritura y la realización de sus álbumes, sacaron una marca de ropa -Visionnaire-, crearon el documental y ahora están organizando un festival de música. Hasta las redes sociales las siguen ellos mismos, sin intermediarios".

Oli resume de manera prosaica esta dinámica y su disciplina de trabajo. "Desde chicos con mi hermano acompañamos a nuestro padre en sus presentaciones de salsa y música latina y siempre cantamos. Él nos inscribió en el Conservatorio de Toulouse para que supiéramos leer y escribir música y tocar instrumentos. Pero fue nuestra madre quien nos incitó desde siempre a escribir". En las fotos de familia -que abundan en el documental y en los videoclips- se la ve seguido a ella también y se puede comprobar que Olivio se le parece mucho, mientras Florian es igual a su padre. Y también fue destinataria de un tema, titulado simplemente "Maman" que figura en el álbum "La vie de rêve" publicado a fines de 2018.

3449745w740
Su padre pisó los primeros escenarios entre bombos y boleadoras
 

Su hijo menor cuenta que "ella no es música pero forma parte de esa clase de gente sin la cual los músicos y los artistas no existirían. Es una gran asistente a conciertos y es curiosa de los textos. Nos llevaba a veladas y torneos de slam. Gracias a ella descubrimos grandes cantautores franceses como Claude Nougaro, que escucho a diario".

La vie de rêve - el sueño de una vida

Nougaro es el mayor artista de Toulouse, un clásico en Francia, el poeta y músico que unió el jazz con la chanson a partir de los años 60. ¿"Bigflo et Oli" será algún día la versión años 2000 de ese monumento cultural? Todo parece indicarlo, aunque los hermanos también se remiten a glorias locales: los hermanos Mouss y Hakim Amokrane, cuyos álbumes llegaron a editarse en la Argentina, y los Fabulous Trobadors, modernos herederos de los trovadores medievales que rapean en lengua d'oc (el idioma "de transición" entre el francés, el castellano y el catalán, hablado comúnmente en la mitad sur de Francia hasta el siglo XIX).

Los hermanos Ordoñez están tan comprometidos con su ciudad como con su historia familiar: lo prueba "Fiers d'être toulousains" una canción que colgaron en Youtube en 2009, siendo adolescentes. De algún modo es la respuesta rapera al clásico "Toulouse" de Nougaro, lanzado en vinilo en 1967. Las épocas y las generaciones cambiaron, pero la ciudad natal de Gardel sigue fascinando a los artistas por su estilo de vida y su cultura.

Durante varios años, el principal lugar de la movida latina en la ciudad fue Barrio Latino, el bar de los Ordoñez. De día se reunía la comunidad, y de noche reinaba la salsa, muchas veces hasta convertirse en improvisadas fiestas. "Descubrí la salsa en Toulouse -cuenta Fabián-. Yo era un chico de La Pampa y cuando hacía giras por Europa fue para presentar el folklore, con boleadoras y bombos. Viajé con distintos circos y grupos por Austria, Alemania, los Países Bajos. Hasta que llegué a Francia para trabajar en un parque temático en Aubagne, cerca de Marsella, dedicado al Lejano Oeste, los indios y los cowboys". Del gaucho al vaquero hay un inmenso continente de por medio en los mapas, pero no tanto en la mente del público francés... Y fue gracias a la guitarra que el hijo de Realicó viajó un poco más allá y recaló finalmente en Toulouse, donde encontró a Patricia, la mujer de su vida, la madre de Bigflo y Oli.

3449743w740
La banda se convirtió en uno de los grupos más exitosos de Francia
 

"Yo era músico y artista. Mi meta siempre fueron los escenarios. Aprendí a tocar la guitarra y el bombo, hacía teatro, manejaba las boleadoras. A los 18 años me propusieron integrar un grupo de folklore e irme a Europa. En ese momento era toda una aventura. Y hasta me hicieron notas en el diario local. Me costó mucho, extrañé más aún, pero cumplí el sueño de mi vida".

Sus palabras suenan casi como el título del último disco de sus hijos: La vie de rêve, la vida de ensueño.

Lo que se viene
Florian y Olivio hicieron este año una pausa en su carrera musical, tal como anuncian en el documental. Tras más de un millón de ejemplares vendidos y su participación en exitosos programas de televisión (donde causaron sensación al no querer cruzarse con una actriz simpatizante del Frente Nacional), quieren dedicarse a su próximo disco. Sin dejar de conseguir un contrato para su padre, que comenta: "Yo les puse el pie en el estribo y luego ellos me dieron la oportunidad de vivir una nueva vida el año pasado con mi primer álbum, editado por Polydor, una división de Universal Music". Además preparan el lanzamiento de un encuentro musical para el año que viene, el Festival Rose (como el color con que se asocia habitualmente a Toulouse).

¿Habrá algún tema en castellano o con referencia a la Argentina en esta próxima obra? Hasta ahora, la única incursión profesional de Bigflo y Oli sobre la tierra de su padre fue el clip de "Papa", pero el menor adelanta que "el próximo álbum tendrá varios guiños al universo musical de nuestro padre. Será una etapa nueva en nuestra evolución artística, no confinada al universo del rap y del hip-hop. No sé todavía si nos animaremos a escribir en español". Tampoco hay una fecha certera de publicación aunque seguramente estará todo listo para 2021 y la primera edición del Festival Rose (3 y 4 de septiembre). "Luego del documental hicimos una pausa para dedicarnos a la escritura sin apuro. Los tres primeros discos cuentan una historia y parte de nuestro sueños. Ir a la Argentina para presentarnos y hacer una gira sería la culminación de esta aventura", sigue.

El dúo ya tiene cierta afinidad con la música latina. Además de una versión hispana de "Papa" (que figura en el álbum de Fabián), son amigos del rapero portorriqueño Residente y de Manu Chao. Y cuando eran chicos acompañaban a veces a su padre en los escenarios con clásicos como "Guantanamera" (que Joe Dassin y Nana Mouskouri popularizaron en Francia en los años 1960), "Todo cambia" (de Mercedes Sosa) y varios temas de León Gieco. "No conocemos la música actual argentina -confiesa Oli- porque desde el estallido de 'Dommage', nuestro primer hit, con la sucesión de giras, promociones y álbumes, no tuvimos mucho tiempo. Pero nuestros primos nos mandan cosas. Me gusta mucho lo que hace Nathy Peluso, por ejemplo. De todos modos, más allá de la música que conocimos por nuestros padres lo que nos cambió la vida fue el rap. Cuando escuchamos a IAM y Mc Solaar fue una grande claque (un gran cachetazo). También nos gusta mucho lo que hacen Orelsan y Youssoupha" (dos estrellas del rap francés).

3449740w740
El grupo francés Bigflo y Oil con su padre
 

Oli concluye recordando que "en este momento, nuestra actualidad es el documental. Lo hizo un amigo, Jeremy Levypon, que se pasó un par de años filmándonos todo el tiempo.Nuestra idea era mostrar que el éxito no viene de arriba. Quisimos plasmar nuestras dudas y el sueño compartido entre dos hermanos. Todo se hizo entre amigos y con nuestro equipo. No queríamos hacer el típico documental facecam".

Mientras tanto, sigue en preparación también el segundo disco de Fabián. "Cuando salió 'Papa', la gente me dijo: tendría que cantar, lo hace muy bien. ¡Aunque hacía 40 años que venía cantando con mi grupo de salsa, en mi bar y pequeños festivales! Pero gracias a los chicos pude grabar mi primer disco con una discográfica y realizar varios clips. Es como empezar una nueva vida a los 60 años. Encaré este disco como las guitarreadas que hago después de un asado, con mi repertorio de siempre, y ahora tengo nuevos temas en preparación. El confinamiento paró toda la promoción del disco pero me dio tiempo para agrandar el repertorio. No hay nada definido todavía, pero seguro tendrá una chacarera, un ritmo que la gente no conoce aquí pero les gusta mucho cuando lo escuchan".

Por: Pierre Dumas para LaNación





Boletín de noticias